Papa Francisco

Visita de Su Santidad el Papa Francisco a Cuba del 19 al 22 de Septiembre de 2015 - Habana - Holguin - El Cobre - Santiago de Cuba

 

Programa de la VisitaVisita del Papa Francisco a CubaOracion por la Visita

Diocesis a Visitar

El Papa se dirige a las familias

 

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

Encuentro con las familias

Estamos en familia. Y cuando uno está en familia se siente en casa. Gracias a ustedes, familias cubanas, gracias cubanos por hacerme sentir todos estos días en familia, por hacerme sentir en casa. Este encuentro con ustedes viene a ser como «la frutilla de la torta». Terminar mi visita viviendo este encuentro en familia es un motivo para dar gracias a Dios por el «calor» que brota de gente que sabe recibir, que sabe acoger, que sabe hacer sentir en casa. Gracias a todos los cubanos.

Agradezco a Mons. Dionisio García, Arzobispo de Santiago, el saludo que me ha dirigido en nombre de todos y al matrimonio que ha tenido la valentía de compartir con todos nosotros sus anhelos, sus esfuerzos por vivir el hogar como una «iglesia doméstica».

Mons. Dionisio Garcia 

Palabras de bienvenida dirigidas al Papa Francisco por S.E. Mons. Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba, en la Santa Basílica Metropolitana Catedral de Santiago de Cuba, el 22 de septiembre de 2015

 

Querido Santo Padre:

Con mucho afecto le recibimos en esta Santa Basílica Metropolitana Catedral de Santiago de Cuba. En el año 2017, esta Diócesis Primada cumplirá los 500 años de ser erigida. Ya en 1522 se comenzó a levantar la primera catedral de Cuba en este mismo lugar donde hoy le acogemos. San Antonio María Claret, ejemplo de misionero y pastor, fue uno de mis antecesores en esta sede, esto nos enorgullece pero sobre todo nos compromete. Son 500 años de presencia permanente del evangelio en estas tierras.

Es bien conocida la importancia que tiene la familia en su magisterio como Pastor de la Iglesia universal. Este es el encuentro de las familias cubanas con su Pastor. Están presentes familias de todas las provincias del país y de fuera de la Patria.

Saludo de la familia cubana

Santiago de Cuba 22 de septiembre de 2015

 

 

Querido Santo Padre:

 

En nombre de las familias cubanas, le damos la bienvenida a esta querida ciudad y a nuestra querida Catedral de Santiago de Cuba. Su presencia aquí para compartir este momento de gracia con nosotros llena de inmensa alegría a todos los cubanos y en especial a las familias que le esperamos como “Misionero de la Misericordia”.

 

Conocemos y le agradecemos su preocupación por las familias del mundo entero, de manera especial por los miembros más vulnerables de los que la forman, los niños y los ancianos. Por su defensa de la vida desde su concepción hasta su término natural. Por abogar siempre por el derecho de los padres a la educación de sus hijos como sus primeros formadores y por la necesidad de que con su trabajo honesto puedan sostener dignamente a los que les han sido confiados.

 Con los niños en el Cobre

Por: María C. López

 

El Cobre, Septiembre 21 de 2015, Al finalizar su oración personal ante la imagen de la Virgen de la Caridad, el papa Francisco fue agasajado por el coro de niños y catequistas de la parroquia del Santuario de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Esperaban hacerlo en el atrio, pero la lluvia conspiró para traerles al interior mismo de la Basílica.

 

En este íntimo encuentro, uno de los pequeños regaló una réplica de la imagen de la Virgen de la Caridad al Santo Padre. Momento también para el intercambio cercano de Francisco con cada uno de los niños, el párroco P. Gustavo Cunill y los catequistas que les acompañaban.  Una palabra, un abrazo, un pequeño gesto. y un rosario como don  memorable del Papa hacia ellos.

 Mons. Dionisio Garcia

Palabra de agradecimiento dirigidas al Papa Francisco por S.E. Mons. Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba al concluir la Misa en la Basílica Santuario de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, el 22 de septiembre de 2015

 

Querido Santo Padre,

Quiero expresarle nuestro agradecimiento por haber llegado como peregrino hasta este bello lomerío en el oriente cubano, a presidir la Eucaristía y a orar ante la bendita imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, en su Basílica Santuario Nacional. En nombre de la Iglesia que está en Cuba y de los cubanos que la veneramos como Madre y Patrona, gracias Santo Padre. Al peregrinar a su Santuario de El Cobre a encontrarnos con la Madre, estamos continuando una tradición de 400 años, la más antigua de las tradiciones cubanas que permanece vigente, crece, se recrea y actualiza con el pasar de los años en medio de las cambiantes circunstancias sociales que ha vivido el país en su historia.

Bendicion de la Ciudad de Holguin

Holguín, 21 de Septiembre de 2015

En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

La paz esté con ustedes.

Padre Todopoderoso, ante quien se dobla toda rodilla, en el cielo y en la tierra, humildemente te pedimos que mires con bondad a los hijos de estas tierras que imploran tu bendición. Que al mirar la Santa Cruz, elevada en la cima de esta montaña, y que ilumina  las vidas de las familias, los niños y de los jóvenes, de los enfermos y de todos los que sufren reciban tu consuelo y tu compañía y se sientan invitados al seguimiento de tu hijo, único camino para llegar a ti. Que tu amor traiga a todos tus auxilios divinos y aumenten tus dones espirituales. Te lo pedimos a ti, padre, por tu hijo Jesucristo que vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén

Que el Señor esté con ustedes

Bendito sea el nombre del Señor

Nuestro auxilio es el nombre del Señor

La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre todos ustedes y sobre toda esta ciudad. Amén

A los pies de la Virgen

Por: María C. López Campistrous

 

Como hacen miles de cubanos cada día, cada semana, cada año, el papa Francisco llegó en la noche de hoy a los pies de la Madre y patrona del pueblo cubano, a los pies de la Virgen de la Caridad.

 

Al entrar por la senda principal del Santuario del Cobre lleva en sus manos un ramo de flores, sencillo y bello, para ofrecerle a la Madre. Durante varios minutos la contempla, levemente la toca como hacen en muchas partes del mundo los peregrinos en los santuarios.

Gestos sencillos, silencio, es tiempo de contemplación y oración. Se alarga, hasta que el Santo Padre comienza a recitar la oración que san Juan Pablo II al coronar la imagen en 1998.

 Leonardo Manuel Fernández

Joven católico universitario que dio testimonio ante el Papa Francisco

 

Arquidiócesis de La Habana, 20 de septiembre de 2015 / Nació en la ciudad de Sancti Spíritus el 13 de febrero de 1992. Días después recibió el bautismo en la iglesia Nuestra Señora de la Caridad. Proviene de una familia en la que, por línea paterna, son de ideología comunista y viven con profundos valores humanos su militancia política. En cambio, por parte de madre y abuela, recibió la luz de la fe y los valores cristianos. En su hogar ha visto  cómo se construye un camino de respeto entre la ideología y la religión, testimonio fundamental para él ha sido que su padre, luego de 21 años de matrimonio civil, decidiera casarse por la Iglesia con su madre.

Santa Misa en el Cobre

Basílica menor del Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre,

El Evangelio que escuchamos nos pone de frente al movimiento que genera el Señor cada vez que nos visita: nos saca de casa. Son imágenes que una y otra vez estamos invitados a contemplar. La presencia de Dios en nuestra vida nunca nos deja quietos, siempre nos motiva al movimiento. Cuando Dios visita, siempre nos saca de casa. Visitados para visitar, encontrados para encontrar, amados para amar.

Ahí vemos a María, la primera discípula. Una joven quizás de entre 15 y 17 años, que en una aldea de Palestina fue visitada por el Señor anunciándole que sería la madre del Salvador. Lejos de «creérsela» y pensar que todo el pueblo tenía que venir a atenderla o servirla, ella sale de casa y va a servir. Sale a ayudar a su prima Isabel. La alegría que brota de saber que Dios está con nosotros, con nuestro pueblo, despierta el corazón, pone en movimiento nuestras piernas, «nos saca para afuera», nos lleva a compartir la alegría recibida compartida como servicio, como entrega en todas esas situaciones «embarazosas» que nuestros vecinos o parientes puedan estar viviendo. El Evangelio nos dice que María fue de prisa, paso lento pero constante, pasos que saben a dónde van; pasos que no corren para «llegar» rápido o van demasiado despacio como para no «arribar» jamás. Ni agitada ni adormentada, María va con prisa, a acompañar a su prima embarazada en la vejez. María, la primera discípula, visitada ha salido a visitar. Y desde ese primer día ha sido siempre su característica particular. Ha sido la mujer que visitó a tantos hombres y mujeres, niños y ancianos, jóvenes. Ha sabido visitar y acompañar en las dramáticas gestaciones de muchos de nuestros pueblos; protegió la lucha de todos los que han sufrido por defender los derechos de sus hijos. Y ahora, ella todavía no deja de traernos la Palabra de Vida, su Hijo nuestro Señor.

 Mons. Emilio saluda al Papa

 

 

Querido Santo Padre, mis palabras son expresión del agradecimiento cordial, filial y fraterno de cuantos nos sentimos parte de esta Iglesia diocesana que peregrina en las provincias de Holguín y Las Tunas por todo cuanto significa su visita y de manera especial, la celebración eucarística que ha presidido.

 

1. En primer lugar me permito decirle que quienes integramos esta Iglesia diocesana nos sentimos Pueblo de Dios en medio y formando parte del pueblo cubano. Por ello nos esforzamos por ser una Iglesia servidora que día a día sale como el samaritano a tender la mano al que está a la espera del mismo, tal como nos enseñó Jesús al explicarnos que la misericordia se expresa con gestos concretos y puntuales, aun cuando lo hagamos con las manos vacías. Las autoridades del país conocen bien que la Iglesia no pide para sí, sino que solicita aquello que necesita para cumplir con la misión que Jesús le encomendó. La Iglesia está convencida que el Evangelio puede hacer que cada cubano tenga un rostro más bondadoso y más humano, ya que la fe en Jesucristo alimenta la vivencia de la virtud.

Oracion a la Virgen del Cobre

Después de bendecir la ciudad de Holguín, el Santo Padre partió hacia Santiago de Cuba. Transcurrida la bienvenida oficial, en la que el Papa pidió al coro de niños que le volviera a cantar una canción, viajó al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, donde sostuvo un encuentro con los Obispos en el Seminario San Basilio Magno. Después el Santo Padre se dirigió junto a los Obispos y el Séquito Papal a la Basílica menor del Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, para rezarle juntos a la Madre venerada y amada por los cubanos dentro y fuera del país, que fuera proclamada Patrona de Cuba por Benedicto XV en 1916.

A la Virgen de la Caridad el Papa Francisco donó un jarrón con flores realizadas con tallos de plata y pétalos de cerámica.

 El Papa en la misa de Holguin

Texto original

 

Holguín - 21.09.2015 – 10.30  Plaza de la Revolución - Celebramos la fiesta del apóstol y evangelista san Mateo. Celebramos la historia de una conversión. Él mismo, en su evangelio, nos cuenta cómo fue el encuentro que marcó su vida, él nos introduce en un «juego de miradas» que es capaz de transformar la historia.

 

Un día, como otro cualquiera, mientras estaba sentado a la mesa de la recaudación delos impuestos, Jesús pasaba y lo vio, se acercó y le dijo: «“Sígueme”. Y él, levantándose, losiguió».