Testimonio de un joven pinareño

Testimonio de un joven pinareño en la peregrinación a la Misa con el papa Francisco

Texto: Idilio Rojas Izquierdo

Foto: Tania Gómez Rodríguez

Parroquia de San Ildefonso de Guane, Diócesis de Pinar del Río. 19 Septiembre 2015/ Siendo las 9 pm del 18 de Septiembre, salió de la Parroquia de Guane la caravana que llevaría a los feligreses al esperado encuentro con el Santo Padre en la Plaza de la Revolución en la ciudad de La Habana.

Con la inmensa alegría que embargaba a todos los hermanos que viajábamos al encuentro con el Misionero de la Misericordia, al traspasar los límites territoriales del municipio, se rezó con la Oración por el Papa y su visita a Cuba. A lo largo del viaje se cantó a la Virgen y también la versión de la Guantanamera dedicada al Papa; claro, siempre hubo quien logró acomodarse un poco y descansar los ojos.

 

Al poco tiempo de llegar escuchamos que el Santo Padre ya estaba en la Plaza, y automáticamente una lágrima brotó de los ojos de muchos de los hermanos presentes, los cuales lo recibieron pronunciando frases que reafirmaban la presencia del papa. Todos escuchamos con atención el mensaje que nos trajo el Sucesor de Pedro; no deja duda que este fue un viaje de muchas bendiciones.

De regreso a nuestros hogares y con los corazones llenos de gratitud plena, dábamos saludos que recíprocamente nos devolvían los habitantes de cada poblado mientras agitábamos nuestras réplicas de las banderas del Vaticano y Cuba. Dábamos vítores de alegría a Dios, que en su infinita misericordia permitió que recibiéramos del Papa Francisco múltiples enseñanzas y bendiciones.