Imprimir
Categoría: Papa Francisco
Visto: 956

Bendiciones Personales del Papa 

Una veintena de hermanos especiales de la Diócesis de Holguín han recibido una Bendición Apostólica con motivo de la visita del Papa Francisco a la ciudad de los parques

Por: Vicente Ignacio Álvarez Morell

Diócesis de Holguín – Cuba, jueves 24 de septiembre de 2015 – 09:00 a.m. / Si en la norteña ciudad holguinera de Gibara preguntara: “¿dónde puedo encontrar a Pedro Ramón Pérez Rivero?”, estoy convencido que ningún habitante de la Villa Blanca sabría orientarme; pero si digo: “¿Calanga está por aquí?” seguro que más de un gibareño me diría: “allí está” y es que personas como Calanga, el Químico, el Doctor Galano, Colo, el Mudo, entre otros, son apodos muy comunes en nuestros pueblos y es de esta manera como son conocidos más habitualmente muchos hermanos nuestros que tienen esa peculiaridad de ser “especiales”.

 

Desde los inicios de la preparación de la visita papal Mons. Emilio acariciaba un sueño que consistía en la solicitud de una veintena de Bendiciones Apostólicas para estos hermanos nuestros que son personas sencillas de las comunidades de la diócesis, hoy Francisco hacía este sueño realidad con el fin de que de esta manera sean reconocidas y respetadas como personas especiales” para Dios.

Me emociona saber que el Papa oró por mí” así expresaba Adel  Pérez Sánchez -uno de los beneficiarios de esta gracia-  y vecino del poblado de Cacocúm al propio tiempo que decía: “esta Bendición la pondré donde todos en el pueblo la puedan ver”.

Además de estas quince bendiciones personales Francisco también impartía cinco bendiciones más: tres institucionales y dos a programas sociales que tienen en su rol fundamental la misericordia: Caritas Diocesana y la Casa “Divina Misericordia” en Holguín; la Casa de Pastoral Social “Beata Teresa de Calcuta” en Chaparra, el Proyecto “Aprendiendo a crecer” y el Programa de Grupo de Desarrollo Humano (GDH), en todas se podrá leer: Su Santidad Francisco en ocasión de su Visita Pastoral a Cuba el 21 de septiembre de 2015, imparte de corazón la implorada Bendición Apostólica e invoca la abundancia de las gracias divinas y la materna protección de la Santa Virgen María. 03.09.2015”.