Imprimir
Categoría: Papa Francisco
Visto: 856

El Papa a la salida de la Catedral

Desde el atrio de la catedral santiaguera, el Papa Francisco agradeció a los cubanos por su cercanía.

Arquidiócesis de La Habana, 22 de septiembre de 2015/ El Santo Padre agradeció a todos por la acogida y la calidez. “Gracias —dijo—son ambles, bondadosos y hacen sentir a uno como en casa”. Y de nuevo su cercanía volvió a hacer casa en Cuba, solo minutos antes de partir:

“Quiero decir una palabra de esperanza, una palabra de esperanza que quizás no haga girar la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Mirando hacia atrás, memoria. Memoria de aquellos que nos fueron trayendo a la vida, y en especial memoria a los abuelos. Un gran saludo a los abuelos. No descuidemos a los abuelos, los abuelos son nuestra memoria viva. Y mirando hacia adelante, los niños y los jóvenes, que son la fuerza de un pueblo. Un pueblo que cuida a sus abuelos y que cuida a sus chicos y a sus jóvenes, tiene el triunfo asegurado. Que Dios los bendiga, y permítanme que les de la bendición, pero con una condición, van a tener que pagar algo: les pido que recen por mí. Los bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Adiós y gracias”.