Cuba espera a Francisco

Texto: Lissette Irina Montero Almaguer

Foto: Amauris Betancourt

La visita apostólica del Papa Francisco a Cuba, la tercera que un Obispo de Roma hace a la Isla, es motivo de alegría y confianza para todos los cubanos. La Iglesia cubana ha preparado este encuentro desde la alegría de la oración, disponiendo el corazón para acoger los mensajes del Misionero de la Misericordia.

Vendrá a compartir la fe y la esperanza, para que nos fortalezcamos en el seguimiento de Jesús. Los holguineros, bendecidos con su presencia en la tierra más hermosa que ojos humanos han visto, esperamos con júbilo a quien estará entre nosotros animándonos a ser misioneros de ese amor infinito de Dios.

 

La celebración eucarística el 21 de septiembre será a las 10:30 a.m. en la Plaza “Calixto García Íñiguez”. Se espera que asistan alrededor de 150 mil fieles de las Diócesis de Guantánamo-Baracoa a Ciego de Ávila.

Alrededor de las 10 de la mañana (hora de Italia) partió desde el aeropuerto romano de Fiumicino, el avión que transportó al Santo Padre hasta el Aeropuerto Internacional “José Martí” de la capital cubana. La llegada del papale volose ocurrió alrededor de las 4 de la tarde. Este es el 10º Viaje Apostólico que realiza el Sucesor de Pedro, y el más largo de su Pontificado.

Para darle la bienvenida lo recibió el Presidente cubano Raúl Castro Ruz, además de las autoridades eclesiásticas y civiles.

En la misma terminal aérea pronunció el primero de los 26 discursos formales de esta visita pastoral que incluye las ciudades de La Habana, Holguín y Santiago de Cuba, además de llegar hasta la casa de la Madre en el Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre en la Mayor de las Antillas, y Washington, New York y Philadelphia en los Estados Unidos de América.

El Papa Francisco viaja con un séquito de 30 personas aproximadamente, entre los que se encuentran el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, y Monseñor John Gallagher, Ministro del Exterior del Vaticano. En el vuelo AZ4000 de Alitalia también viajan unos 10 religiosos y 20 laicos, así como representantes de la Oficina de Prensa del Vaticano y 75 periodistas más la tripulación del vuelo.

La Iglesia Cubana recibió al Sumo Pontífice con la alegría de saber en él al Misionero de la Misericordia, a quien viene a compartir con todo el pueblo cubano el infinito amor que Dios nos tiene.