Imprimir
Categoría: Papa Francisco
Visto: 842

Entrevista al Cardenal Jaime Ortega
Texto: Yarelis Rico Hernández
Foto: Sergio Lázaro Cabarrouy

Arquidiócesis de La Habana / 18 de septiembre de 2015 / Dos hechos despiertan el interés de los periodistas y medios acreditados para la visita a Cuba del Papa Francisco: el encuentro con los jóvenes en La Habana, el 20 se septiembre, en las afueras del Centro Cultural Padre Félix Varela; y la reunión con las familias en la Catedral de Santiago  de Cuba poco antes de marcharse de la Isla.

Sobre ambos eventos conversamos con el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana.

Yarelis Rico: ¿Qué significación tiene para nuestra Iglesia y pueblo cubanos que el Papa Francisco le hable a los jóvenes y a la familia en medio de su visita a la Isla?

S.E.R. Cardenal Jaime Ortega Alamino: El Papa no quiere separar familia y jóvenes, como tampoco quiere separar jóvenes y ancianos. Ha dicho que niñez- juventud y ancianidad son dos pilares fundamentales que sostienen a la familia. El primero, porque da el sentido de novedad, de gozo, de futuro, de esperanza; el segundo, porque aporta la sabiduría, la historia, la prudencia propia de la edad adulta para aconsejar y orientar. Es un signo que el primer día de actividades en Cuba el Papa sostenga un encuentro con los jóvenes, y poco tiempo antes de partir decida encontrarse con las familias.

Durante su Pontificado, el tema de la familia ha sido muy estudiado. El Papa decidió celebrar un Sínodo sobre la familia, el cual se ha compuesto de dos sesiones, una el año pasado y otra que se celebrará al terminar su visita a Cuba y Estados Unidos, y el año que viene es la Jornada Mundial de la Juventud.

YR: Quiere decir, entonces, que al Papa le gusta, le place moverse en estos polos: familia, jóvenes…

S.E.R.: Lo ha hecho para sus grandes viajes. A Brasil fue por lo jóvenes y ahora llegará a América del Norte por el encuentro de las familias. Son los dos más grandes países que él ha visitado.  Y esto tiene un gran simbolismo.

YR: ¿Qué cree le aportará a los jóvenes cubanos este encuentro con el Papa Francisco?

S.E.R.: Me parece muy interesante que los jóvenes cubanos puedan captar que el Papa se dirija a ellos con espontaneidad, con frescura, pero, sobre todo  comprensión, una actitud que siempre muestra con los jóvenes. Pero pidiéndoles también que tengan esa capacidad de compromiso con la vida, con la historia, con el futuro.

YR: ¿Y a las familias?

S.E.R.: Una animación para que reencuentren su papel central en la vida del ser humano, un mensaje que resulta imprescindible para un pueblo que siempre ha sido muy familiar. Sí, porque a pesar de las crisis por las que la familia cubana ha atravesado, y atraviesa —división entre ella, ya sea por la emigración o por la separación de alguno de sus miembros para prestar servicios profesionales en otros países, etcétera–, la valoración que hace la misma juventud de la familia, es muy alta.  Es una valoración en la cual entra el deseo de comprensión, de encontrar un ámbito de paz, de seguridad.

El Papa en su mensaje al pueblo cubano, el cual veíamos en la televisión en estos días, ha hablado de ternura, y cuando se dice ternura es que él viene a traer el amor tierno de Jesús. Porque la misericordia incluye siempre esa ternura que nos hace evocar o pensar  en la ternura de una madre. El cubano lo piensa así, de esa manera capta la palabra. Puede ser que en otros idiomas u otros medios la palabra ternura no tenga la resonancia que pueda tener en el corazón de un cubano. De ahí que el joven no se siente mal cuando le hablan de ternura, porque la ternura no es lástima, la ternura no es condescendencia simplemente; es una actitud del corazón que se inclina amablemente hacia el otro, tratando de no forzarlo, no violentarlo, sino de comprenderlo. Así viene el Papa y así va a encontrar a nuestros jóvenes. Esto lo va a sembrar también en las familias.

YR: ¿Por qué cuando usted habla de familia y habla de jóvenes no hace distinciones entre católicos y cubanos en general?

S.E.R: El Papa no visita la Iglesia de un país, visita al pueblo de Cuba. Su mensaje fue para los cubanos, aunque, claro, hablaba de Jesús y del amor, que es el único mensaje que él, como Vicario de Cristo puede traer, y así se lo dice a todos los cubanos. Y con ese espíritu amoroso y misericordioso de Cristo viene a visitarnos.

Mucha gente dice “al papa se le ve solo un momento y pasa”. Yo creo que basta con una mirada muchas veces, para que una persona quede cuestionada o quede agradada…

YR: O invitada

S.E.R: Aceptada, comprendida… Basta con una palabra, basta con una sonrisa.