Imprimir
Categoría: Papa Francisco
Visto: 856

Entrevista a Mons. Arturo en Santa Clara 

Por: Laura M. Fernández

Diócesis de Santa Clara, 15 de septiembre de 2015/ En la tarde del 15 de septiembre Mons. Arturo González Amador concedió una rueda de prensa a los medios de comunicación de la provincia de Villa Clara y corresponsales nacionales. Se encontraban presentes periodistas de CMHW y Radio Habana Cuba, TV Cubanacán, Tele Rebelde y el periódico Vanguardia.

El Obispo resaltó al inicio del encuentro que este es un momento importante en la historia de Cuba y de la Iglesia. “Parece increíble que después de la visita de Juan Pablo II otros dos Papas nos visitaran”.

 

Subrayó que Juan Pablo vino como Mensajero de la Verdad y la Esperanza, Benedicto como Peregrino de la Caridad y Francisco vendrá como Misionero de la Misericordia y todo esto en el contexto de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos, en la cual el Papa tuvo un papel importante.

Respondiendo a una pregunta explicó brevemente el programa e itinerario que seguirá el Santo Padre en su visita a nuestro país, la participación de la diócesis en los encuentros en el Santuario del Cobre y en la Catedral de Santiago de Cuba. También señaló que casi 4 000 fieles de este territorio diocesano participarán en la Misa de La Habana y en las celebraciones en Santiago de Cuba y El Cobre.

Otra respuesta giró sobre el legado que nos dejará Francisco. Mons. Arturo aseguró que nos dejará un magisterio con sus enseñanzas y por supuesto un programa o compromiso de vida…, un mensaje de vida… Ahí comenzará nuestro trabajo, dar continuidad a la visita. Nos dejará retos a favor de la persona, de la familia, de la historia.

Otro interrogante fue respecto a la significación de la liberación de los presos anunciada por el Gobierno. El Obispo recordó que el Papa viene a Cuba como “misionero de la misericordia” y que el próximo 8 de diciembre comenzará el Año Jubilar de la Misericordia. ¿Qué nos pide el papa Francisco? Abrirnos todos a la misericordia de Dios. Todos: las familias, el pueblo, la Iglesia, hemos valorado mucho la liberación de los presos.

También expresó que estos días de la visita papal serán de mucha alegría, fraternidad, lenguaje nuevo, renovación espiritual, esperanza, momentos de gracia.

Terminó expresando que este es el momento de sacar de dentro de nosotros lo mejor. El Papa viene a hablar de Jesucristo y hablar de Jesucristo es hablar del bien para todos y cada uno de los cubanos.