Catedral de Holguin

Se prepara la Diócesis de Holguín para recibir a Su Santidad el Papa Francisco

 

Por: Redacción Revista Cocuyo

 

Redacción Revista Cocuyo, Diócesis de Holguín – Cuba, domingo 16 de agosto de 2015, 09:00 a.m. / Los antecedentes de la Iglesia Parroquial de San Isidoro se remontan al año 1680 en el Hato de Managuaco, lugar donde fue construida la primera edificación religiosa en el territorio de la costa norte por gestiones de Don Francisco González de Rivera. Posteriormente, en 1709 fue trasladada a Las Guazumas, Hato las Cuevas y en 1719 a Cayo Llano, año en que se funda el pueblo de San Isidoro de Holguín. La primera edificación de la Iglesia de San Isidoro se bendijo el 3 de abril de 1720 en la Ciudad de Holguín, oficiándose la primera misa el 4 de abril de 1720.

 

 

Creación de la Diócesis de Holguín y elevación del templo parroquial de San Isidoro a rango de Santa Iglesia Catedral

 

El 8 de enero de 1979 se publicó que el Papa Juan Pablo II había creado la séptima diócesis cubana. Hasta esa fecha las seis diócesis existentes coincidían sus límites territoriales con los de las antiguas seis provincias que estuvieron vigentes hasta 1976, cuando se hizo la nueva división político-administrativa. En este caso, el Papa decidió segregar del territorio de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba los 20 municipios que corresponden a la provincia de Holguín (14) y Las Tunas (6) con excepción de Amancio y Colombia que forman parte de la hoy Arquidiócesis de Camagüey. Ese mismo día nombró a S.E. Mons. Héctor Luis Peña Gómez como primer Obispo de Holguín. A su vez, en el mismo documento –llamado Bula Pontificia– el Papa elevó a rango de Santa Iglesia Catedral al antiguo templo parroquial de San Isidoro. Pasados varios meses, el Domingo de la Ascensión de 1979 (27 de mayo) se efectuó la celebración indicada por la decisión del Santo Padre.

 

¿Qué significa que se eleva el rango a Santa Iglesia Catedral?

 

Jesucristo, por su muerte y resurrección, se convirtió en el verdadero y perfecto templo de la Nueva Alianza y congregó al pueblo adquirido por Dios. Este pueblo santo, unificado por la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, es la Iglesia o sea el templo de Dios edificado con piedras vivas, donde el Padre es adorado en espíritu y en verdad.

 

Por eso, desde antiguo se llamó también «iglesia» al edificio en el que la comunidad cristiana se congrega para escuchar la Palabra de Dios, orar unida, recibir los sacramentos, celebrar la Eucaristía y crecer en el amor fraterno. Al ser un edificio visible, esta casa es un signo peculiar de la Iglesia que peregrina en la tierra y una imagen de la Iglesia que ya ha llegado al cielo. Según una costumbre muy antigua, es conveniente dedicarla al Señor con un rito solemne al erigirla como edificio destinado exclusiva y establemente a reunir al Pueblo de Dios y celebrar los sagrados misterios. Mucho más cuando este templo va a ser el centro de la vida diocesana.

 

Se llama “Catedral” ya que, junto al altar (donde el obispo ejerce su ministerio como sacerdote) está “la cátedra” que él ocupa como “maestro” (además utiliza “el báculo” o bastón para expresar su servicio como pastor). La mitra –gorro en forma triangular de donde cuelgan dos cintas o „ínfulas– es el signo que distingue al obispo cuando ejerce su magisterio como maestro de la fe.

 

La marca que identifica la visita del Papa Francisco a la Diócesis de Holguín está formada por una mitra que, en su interior, tiene tres líneas: la superior representa la Loma de la Cruz, la intermedia a las ciudades y pueblos: templos, casas de misión, el cactus o tunas como característico de la provincia que lleva ese nombre; y la inferior, son las olas del mar, especialmente por el litoral norte de nuestro territorio diocesano donde se ubican las Bahías de Bariay -por donde entró Colón en 1492- y de Nipe donde fue el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad en 1612.

 

Oremos

Dios todopoderoso y eterno, derrama tu gracia sobre nuestra Santa Iglesia Catedral de San Isidoro,

de manera especial cuando, en el recorrido previsto, el Santo Padre Francisco pase por delante de ella,

para que continúe siendo lugar de oración y de amparo para cuantos en este lugar invocan tu nombre;

que la fuerza de tu palabra y la eficacia de tus sacramentos

fortalezcan el corazón de tus fieles que aquí se congregan.

Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

¡Faltan 36 días para que el Papa Francisco arribe a Holguín!