Sesiona Escuela de Líderes I para jóvenes en El Cobre

Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

Arquidiócesis de Santiago de Cuba, El Cobre, 30 de agosto de 2016: Convocados por la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil (PJ), jóvenes perseverantes y animadores de PJ, participaron de la cuarta Escuela de Líderes I, que sesionó del 8 al 13 de agosto último, a los pies de la Virgen de la Caridad, en la Casa de Retiros y Convivencias de El Cobre, en el Oriente cubano.

En esta edición asistieron 60 jóvenes de las diócesis de Santa Clara, Camagüey, Holguín, Santiago, Bayamo-Manzanillo y Guantánamo-Baracoa.

Los participantes tuvieron la oportunidad de releer su historia personal a la luz de la fe, encontrarse con Jesús en los talleres de oración y la Eucaristía. Además, pudieron experimentar la vida comunitaria en los grupos de vida en los cuales compartieron de manera libre y sencilla cómo es que han ido descubriendo al Dios de la Vida en la historia con sus luces y sombras. Fue, además, ocasión de saberse amados por Jesús tal como son y responder a la invitación para seguirle más radicalmente.

En los momentos marianos y la celebración de la Eucaristía en el Santuario de María de la Caridad, se les animó a vivir más de cerca la Iglesia del “delantal”, la Iglesia servidora y en salida, como María de la Visitación, es decir, la Iglesia del encuentro con los sencillos y necesitados.

Las técnicas del happening, hablar en público y las herramientas para ser un buen animador aumentaron la mochila de la PJ para servir mejor a los adolescentes y jóvenes de las comunidades cristianas.

La Escuela de Líderes es una experiencia juvenil, en la cual se favorece la vivencia de un encuentro profundo con Jesús, con ellos mismos y con los demás para formarse con el propósito de acometer la misión que el Señor propone a cada joven desde el proyecto de vida personal y grupal.

El liderazgo promovido a través de la Escuela es entendido desde el servicio, al estilo de Jesús de Nazaret, bajo la premisa de “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, muy en sintonía con el Año de la Misericordia, propuesto por el Papa Francisco.

Pedimos al Señor que siga bendiciendo y acompañando a todos los jóvenes animadores y asesores de la Iglesia joven cubana que desean gastar su vida por el seguimiento de Jesús y sus consecuencias. Que nuestra Buena Madre, María de la Caridad, anime la revitalización de la Pastoral Juvenil en cada rinconcito de Cuba.