Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba                                          

Por: María C. López Campistrous

Fotos: Orlando Santiago

Arquidiócesis de Santiago de Cuba, 9 de septiembre de 2015 / Los bancos del vetusto templo de San Francisco, muy cercano al corazón de la ciudad de Santiago de Cuba, ya a las 11 de la noche del 7 de septiembre estaban llenos. Jóvenes venidos de las diferentes comunidades y parroquias de la arquidiócesis santiaguera, otros venidos de otras diócesis se saludan y esperan el envío para el peregrinar de esta noche. Muchas personas acuden al momento de la partida, devotos que caminarán también en la noche hasta la casa de la Madre y que buscan hacer algún tramo acompañados.

Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba     Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba

Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba     Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba

Unos minutos después de las once la noche comienza la oración. Ante el altar son puestas todas la intenciones que los jóvenes quieren poner a los pies de Cachita: las familias, los estudios, la paz, la unidad entre los cubanos, el trabajo, la reconciliación, la salud de los enfermos, la esperanza en el futuro, los presos, la alegría y entusiasmo de sus vidas. Es momento de silencio. Cada intención fue acompañada por una vela encendida y una rosa, signos de lo que cada joven llevará en el corazón hasta el Santuario del Cobre y allí ofrecerlo.

Mons. Dionisio García, hace el envío. Aprovecha para recordarles que no es una “caminata”, peregrinar para los cristianos es ponerse en camino para ir al encuentro con Jesús, y ser testigos por donde andamos del amor de Dios. Añadía que como el papa Francisco llegará como Misionero de la Misericordia, así ellos deben testigos y misioneros de la misericordia de Dios en el mundo, “esos pequeños gestos que nos hacen sentirnos y sabernos hermanos, hijos todos de Dios”. Juntos estos “callejeros de la fe” oran por la visita del Santo Padre y con la bendición personal a cada uno, comienzan a caminar.

Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba

La noche es larga y cinco horas los separan del Santuario, van cantando y rezando por las calles, en la parroquia de Cristo Rey la comunidad y el P. Osmani esperan a los jóvenes con repique de campanas para saludarles. Tres paradas obligatorias ayudan a mantener unido al grupo, cada uno lleva su paso pero allí se encuentran y vuelven a retomar la marcha.

A la casa de la Madre llegan al filo de las cinco de la mañana, unos breves minutos son necesarios para prepararse para la eucaristía, la de los “jóvenes”, como muchos le dicen pues son mayoría entre los peregrinos colman desde la medianoche el Santuario. Preside el P. Eduardo Redondo, asesor de la PJ diocesana y que “peregrinó” como chofer en la guagüita que acompaña para llevar el necesario equipo de audio, los primeros auxilios… Alguno cabecea por el cansancio, pero allí están para decir “Aquí estamos Madre, somos los jóvenes cubanos que te amamos y queremos seguir a tu Hijo”.

Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba     Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba

Al terminar la misa regresan a Santiago, les espera la escuela, la Universidad o el trabajo, llegarán con el rostro cansado pero sonrientes dirán “vengo del Cobre…” y contarán la experiencia de esta noche de vela y camino, de encuentro y alegría de cubanos y cristianos.

Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba     Callejeros de la Fe en Santiago de Cuba