Develan y bendicen imagen de Santa Maravillas de Jesús en Bayamo

 

Raynor Rivera Licea

 

Diócesis de Bayamo-Manzanillo, Bayamo, 19 de agosto de 2016: La figura de una monja esculpida a relieve en la fachada de la vivienda marcada con el número 19 del barrio de La Hacienda, en las afueras de la ciudad de Bayamo, por estos días obliga a detenerse a vecinos y curiosos.

 

Dicha imagen representa a Santa Maravillas de Jesús (1891-1974), religiosa carmelita descalza española, cuya devoción se ha extendido rápida y profundamente en Cuba.

La obra, de 2.50 metros de alto y 1.20 metros de ancho y modelada con una técnica mixta empleando barro, cemento, cera y pintura acrílica, fue concebida por el artista de la plástica Wilfredo Díaz Rosales (Wilfrediro) respondiendo a la solicitud de la familia Tarancón-Brull y presenta la Santa de pie, con un libro en la mano izquierda y el rosario en la derecha. A su alrededor aparecen viviendas en las montañas, el monumento al Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles, la inscripción con su nombre y la frase de la más conocida de la religiosa carmelita: “Lo que Dios quiera, como Dios quiera, cuando Dios quiera”.

 

“A raíz de la muerte de mi hermana, a mi mamá Magaly Cedeño le recomendaron que le rezara a Santa Maravillas de Jesús y ella nos inculcó el amor hacia la santa”, afirma Osiris Roberto Tarancón Cedeño, dueño de la casa. “Por eso decidimos, colocar su imagen como recuerdo de la presencia de la Santa y para que otros puedan acudir aquí y pedir su ayuda.”

 

La ceremonia de bendición de la imagen, presidida por el padre Juan Elizalde Piñera, vicario general de la Diócesis del Santísimo Salvador de Bayamo-Manzanillo y párroco de la Catedral, aconteció el jueves 11 de agosto último, con la presencia de familiares, amigos y vecinos del barrio La Hacienda.

 

Santa Maravillas de Jesús (cuyo nombre de pila es María de las Maravillas de Jesús Pidal y Chico de Guzmán) nació en Madrid el 4 de noviembre de 1891. Desde su infancia deseó consagrarse a Dios y dedicó su juventud a ayudar a los necesitados. Atraída por la espiritualidad de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz, y movida por su amor a la Virgen María, ingresó en el Carmelo de El Escorial el 12 de octubre de 1919.

 

En 1924 fundó un monasterio de Carmelitas Descalzas en El Cerro de los Ángeles, centro geográfico de la península, junto al monumento del Corazón de Jesús, como lugar de oración y de inmolación por la Iglesia y por España.

 

Durante la persecución religiosa la Madre Maravillas brilló por su espíritu de reparación, fortaleza, serenidad y confianza en el Señor. Bajo el signo de la fidelidad a Santa Teresa fundó otros diez Carmelos recuperando lugares de tradición teresiano-sanjuanista. Priora durante largos años, enseñó a sus hermanas con el testimonio de sus virtudes y se distinguió por su vida mística, ardor apostólico y por la bondad unida a la firmeza ante quienes la tenían por verdadera madre. Murió en el Carmelo de La Aldehuela, el 11 de diciembre de 1974, expresando “¡Qué felicidad morir Carmelita!”.

 

Fue beatificada por San Juan Pablo II el 10 de mayo de 1998, en Roma; y canonizada el 4 de mayo de 2003, en Madrid.