Concluye V Escuela de Verano para educadores en Cienfuegos

Jorge Luis Lanza Caride y Mirtha Luisa Acevedo Fonseca

 

Diócesis de Cienfuegos, Obispado, 13 de agosto de 2016: Con la celebración de la Santa Misa concluyó el viernes 5 de agosto último la quinta edición de la Escuela de Verano para educadores que sesionó en la Diócesis de Cienfuegos, en la región centro sur de Cuba.

 

La eucaristía fue presidida por monseñor Domingo Oropesa Lorente, obispo diocesano, quien en la homilía se refirió al papel educativo de la Virgen María en el seno de la Sagrada Familia y bendijo una vez más la Escuela de verano como espacio para la educación inclusiva.

 

Uno de los momentos más emotivos de esta edición fue la celebración de una gala cultural en la noche del miércoles 3 de agosto, en la cual el público disfrutó del quehacer artístico del grupo Lembranza, exponente de las tradiciones danzarias cubanas y la participación especial de una agrupación de música folclórica mexicana.

 

Este último día cada taller expuso en síntesis a través de dinámicas creativas y exposiciones lo aprendido durante la semana.

 

Resultaron muy interesantes las tres conferencias que se dictaron durante la semana. La primera fue el lunes primero de agosto y su ponente fue Mons. Domingo Oropesa Lorente; y versó sobre el magisterio de Miguel de Cervantes y Saavedra en su libro “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”

 

Las dos siguientes fueron dictadas por el sacerdote y profesor Jordi Girau Reverter. En la primera conferencia titulada “Fundamentos antropológicos de la Pedagogía” el ponente hizo una referencia a San Ireneo cuando dice: “Que la gloria de Dios es el hombre viviente” y este fue el presupuesto antropológico sobre el que desarrolló sus argumentos.

 

En la segunda “De Magistro” de Santo Tomás de Aquino se abordó el tema desde una perspectiva cristiana a partir de las interrogantes: ¿Qué somos? ¿Qué debemos ser?

 

En sus conferencias el profesor precisó que hay que conocer para poder trasmitir las ideas y ese es el papel fundamental del maestro: expresar con claridad y si es posible con belleza y siguiendo las prédicas de Santo Tomás de Aquino, que expresó: Debemos predicar con el ejemplo, por cuanto enseñan más las obras que las palabras.

 

El ideal de maestro de Tomás de Aquino no es el que da información, es el que busca la perfección del hombre, no solo en el nivel individual. Es, en síntesis, aprender a ser feliz y hacer feliz a los demás.

 

Aunque Dios es el Maestro, los educadores somos colaboradores del Maestro.