María Emilia cumple ¡115 años!

 

UNA ROSA CELEBRA POR SEGUNDA OCASIÓN SUS 15 PRIMAVERAS

 

Jorge Luis Nodal

 

Foto de Archivo

 

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 14 de enero de 2016: Los misterios de la vida a veces nos sorprenden y nos hacen admirar la obra creadora de Dios.

 

Soy un joven que desde que vi la luz por primera vez comencé mi caminar en la fe. Hoy ya tengo 23 años y he tenido la oportunidad de participar y vivir experiencias de fe inolvidables.

 

 

De todas ellas una de la que más me ha marcado fue la celebración el martes 5 de enero de los 115 años de María Emilia Quesada Blanco o mejor dicho la “vieji”, la madre primorosa de la comunidad de Nuestra Señora de Montserrat, en Cienfuegos.

 

Hace unos años en otro reportaje que le hice comentaba que su vida es como un libro de páginas abiertas que nos regala un caudal de saberes y conocimientos. Y para beneplácito nuestro, la “vieji”, se mantiene así.

 

El domingo 3 de enero la comunidad celebraba junto a ella la acción de gracias por su cumpleaños, presidió la Misa el padre Ramón Rivas SJ., párroco de Montserrat, y concelebró el padre Oscar Herrera SJ.

 

Al concluir la Eucaristía disfrutamos de un compartir en el salón de actos donde se proyectó un material que narra testimonios sobre la vida de la primorosa, varias personas declamaron poesías y testimonios sobre la centenaria flor.

 

El final no pudo ser mejor la presencia de Mons. Domingo Oropesa, obispo de Cienfuegos, quien le impartió una bendición especial a María Emilia y anunciaba que como regalo de cumpleaños iría a su casa a celebrar la Eucaristía el día 5.

 

Y así fue, llego el día 5 de enero y a las 8:00 pm el Obispo presidió la Misa donde estuvieron presentes sus familiares y algunos amigos cercanos.Al terminar María Emilia, como siempre la ha caracterizado, pedía por todos los sacerdotes, las vocaciones, los jóvenes, la paz del mundo y lo más importante, le daba gracias a Dios por mantenerla viva en la fe y regalarle estos años de vida.

 

Mi libro y mi historia no han terminado lo dejaré abierto, la “vieji” seguirá regalándonos su amor y su entrega. Hoy les digo sin lugar a duda que esta historia de 15 años es única.

 

Gracia Señor por la vida de María Emilia en esta doble celebración de sus 15 primaveras.