Jorge Luis Lanza Caride

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 23 de diciembre de 2015: Si algo me ha resultado grato durante mi vida como laico y comunicador católico ha sido conversar con las hermanas integrantes del Movimiento religioso UdrugaZdena (El Pozo).

Desde hace un mes nos acompañan en la Diócesis de Cienfuegos, específicamente con su quehacer evangelizador en diferentes comunidades de este territorio ubicado al centro de Cuba. 

 

De las cuatro integrantes sólo una es consagrada, el resto son laicas, todas de nacionalidad croata, con gran experiencia en su desempeño en comunidades de Croacia, Ecuador y Tanzania.

Conversando con ellas he podido descubrir los basamentos y líneas de trabajo de un Movimiento vinculado a Cáritas, con grandes puntos de contacto y estrategias comunes.

UdrugaZdena (El Pozo) es un movimiento que promueve la solidaridad y los valores cristianos sobre todo hacia grupos vulnerables como los niños y ancianos, preocupado por la situación compleja que atraviesa la familia cubana, en tiempos donde se han incrementado los divorcios, la fragmentación familiar por la emigración y conflictos de toda naturaleza.

Preocupado también por la educación en valores, el grupo intenta estimular el trabajo en equipos a partir de experiencias en comunidades en los países citados.

Según palabras de las misioneras “este movimiento se inspira en el legado de los Apóstoles, como los primeros que fundaron las comunidades con una metodología sustentada en el encuentro de Jesús y la Samaritana que aparece en el evangelio según San Juan.”

Afirman que resulta de gran importancia “promover la solidaridad y los valores en el contexto cubano.” No es un secreto para nadie la agudización de la crisis ética que atravesamos en este mundo, y Cuba no está al margen de ese proceso, de origen multicausal y factorial, pero en el contexto cubano la desarticulación familiar constituye una de las causas principales.

Sobre esa realidad incuestionable coincidimos a través de ese sano y oportuno encuentro que sostuvimos una mañana lluviosa e inolvidable en Cienfuegos.

Sorprende el carisma y capacidad de diálogo de estas hermanas croatas para intercambiar ideas, y experiencias sobre temas tan sensibles, perteneciendo a una cultura diferente a la nuestra.

Uno de los aspectos más alarmantes en el sector de la adolescencia en la sociedad cubana, según su punto de vista, es la temprana relación de pareja en muchas adolescentes, con sus evidentes implicaciones palpables en estos tiempos.

Por tales aspiraciones y objetivos compartidos, siempre serán bienvenidas las hermanas croatas, por sus nobles propósitos, impostergables hoy en día.

Nadie puede cuestionar que los principios del movimiento coinciden con la visión del papa Francisco cuando reclama una Iglesia que salga a las periferias existenciales que laceran nuestra condición humana.