Primer Aniversario de Cuba-Emprende en Cienfuegos

Jorge Luis Lanza Caride

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 27 de noviembre de 2015: Resulta evidente que el panorama económico y social de Cuba en la actualidad ha cambiado considerablemente en comparación con décadas atrás.

¿A qué se debe este resurgimiento del espíritu empresarial hoy en día? Sin lugar a dudas, la muy mencionada actualización del modelo económico promovido por el estado cubano desde la implementación de los Lineamientos para la Política Económica y Social del Partido en el 2011 constituye el punto de partida de este largo camino que hemos comenzado a transitar, parafraseando ese verso de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar.”

 

En medio de este panorama, con un marco legal favorable al resurgimiento de la iniciativa privada surge en La Habana en el 2012 el Proyecto Cuba-Emprende, cuyo Director Ejecutivo continúa siendo en la actualidad Jorge Mandilego.

El Proyecto Cuba-Emprende tiene como referente más cercano a la Fundación Pro-empleo en México, con veinte años de experiencia en el trabajo con el sector privado en ese país, fundamentalmente a personas de bajos ingresos que han decidido emprender sus negocios.

Realizar un balance crítico sobre los tres años de gestión del proyecto Cuba-Emprende en Cuba no resulta tarea fácil aunque sí fascinante.

Por cuestiones de espacio solamente me detendré en el análisis de dicha gestión en Cienfuegos a partir de los resultados expuestos durante el evento del Primer Aniversario de Cuba-Emprende celebrado en la mañana del 17 de noviembre último en esta ciudad.

Se encontraban presentes Yoel Suárez, su Director Ejecutivo, profesores de los módulos de Desarrollo Humano, Marketing, Contabilidad y Finanzas, Gestión de Ventas,trabajadores de la Diócesis de Cienfuegos y  representantes del emergente sector privado en el territorio, con el objetivo de intercambiar experiencias y sistematizar un año de experiencia de su quehacer formativo.

Durante el evento se entregaron diplomas a egresados del taller de noviembre, se desarrollaron dinámicas como ferias expositivas donde los emprendedores pudieron mostrar sus servicios y actuales negocios, además de la exhibición del primer documental sobre el desarrollo del proyecto en Cienfuegos, del realizador Bárbaro Cabezas.

Según el joven empresario Fidel Gómez, representante de un negocio de ambientación y decoración de hoteles y otras instalaciones: “La formación y las herramientas brindadas por Cuba-Emprende resultan vitales para el éxito de cualquier negocio hoy en día. Lamentablemente muchos emprendedores incursionan en este giro sin poseer la formación adecuada y fracasan. Hay que reconocer el  mérito de la Iglesia Católica en este desempeño y su reconocida experiencia en el ámbito educativo en Cuba y en otros contextos.”

Este joven que no tiene filiación católica valora positivamente este servicio de la Iglesia en Cuba.

Para Carlos Julián Rivalta, dueño de una Sala de Video Juegos: “Lo esencial para emprender un negocio no reside en el financiamiento, sino en poseer una idea y objetivos definidos. El capital aparece y se gestiona después. Cuba- emprende ha sido para mí no sólo una novedosa experiencia formativa en el ámbito empresarial sino un proyecto de vida.”

Sería muy prematuro evaluar de manera precipitada este recién concluido año de gestión del Proyecto Cuba-Emprende. A mi juicio, son más los aciertos y conquistas que las fallas, y, pese a cualquier obstáculo en este azaroso camino, los resultados son notables y perceptibles en el escenario económico del territorio.

Hoy asistimos al despertar de una cultura empresarial y emprendedora que ha renacido de sus cenizas, de las ruinas de la inercia y el inmovilismo de épocas anteriores. Los cubanos apostamos a un futuro próspero y esperanzador tanto en lo económico como en lo social, sin olvidar ese pensamiento martiano de una República “Con todos y para el bien de todos.”