Jorge Luis Lanza

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 6 de noviembre de 2015: Eucaristías en los dos cementerios de la ciudad de Cienfuegos fueron presididas por Mons. Domingo Oropesa Lorente, obispo local, el 2 de noviembre último, en la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos.

En el cementerio Tomás Acea, Mons. Domingo en la homilía señaló el dolor que implica la muerte, pero desde una visión cristiana incompatible con esa mirada materialista que piensa que todo termina con la muerte física del ser humano, sin tener en cuenta la dimensión espiritual de nuestra existencia.

 

El prelado mencionó los tres estadios existentes después de la muerte: el infierno, el paraíso y el purgatorio, destino que nos depara a los seres humanos en dependencia de nuestra relación con Dios, de nuestros pecados, porque el único juez que mira a nuestros corazones es Dios.

Desde el cementerio Tomás Acea se trasladó el Obispo hacia el cementerio viejo o de Reyna, como también lo llaman, y ofició la misa por los difuntos que yacen en ese campo santo y por familiares que se encontraban en el recinto.