Imprimir
Categoría: Cienfuegos
Visto: 537

El Apostolado de la Misericordia en la fiesta de clausura del Año Jubilar de la Misericordia

Baby Alomá

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 25 de noviembre de 2016: La Familia del Apostolado de la Misericordia de la diócesis de Cienfuegos -en la región centro sur de Cuba- estuvo de fiesta en la clausura del Año Jubilar de la Misericordia, con la presencia de las hermanas Filipa y Filipina, de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, religiosas polacas que radican en Camagüey.

Las hermanas viajaron con la reliquia de Santa Faustina María Kowalska, Apóstol de la Misericordia. A esta sencilla monja sin grandes estudios, pero valerosa y abandonada totalmente en Dios, el Señor le confió una gran misión: anunciar el mensaje de la misericordia dirigido a todo el mundo: “Te envío –le dijo el Señor- a toda la humanidad con Mi misericordia. No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla  a Mi corazón Misericordioso”.

La visita inició en la mañana del sábado 19 de noviembre pasado. Las hermanas, después de saludar a monseñor Domingo Oropesa Lorente, obispo de la Diócesis de Cienfuegos, acompañadas por el padre Marcelo y la coordinadora del Apostolado aquí, compartieron momentos de adoración, cantos y dinámicas con jóvenes de las diferentes comunidades de la demarcación eclesiástica diocesana; y visitaron una Casa de los Abuelos llevando el mensaje siempre presente de la gran misericordia de Dios.

En horas de la tarde, en la Santa Iglesia Catedral de La Purísima Concepción, antes de comenzar la Eucaristía hubo un rato de adoración al Santísimo Sacramento; animaron junto al Apostolado local el rezo de la Coronilla, y compartieron vivencias de su estancia en Cuba. Momento especial resultó la veneración de la reliquia de Santa María Faustina.

El domingo 20, solemnidad de Cristo Rey del Universo, visitaron el Santuario diocesano de “San José”, en Paraíso, a las afueras de la ciudad de Cienfuegos, y participaron en la Misa, presidida por Mons. Juan Francisco Vega.

En el apretado tiempo de la tarde hubo un encuentro con el Apostolado de la Misericordia en el templo parroquial de Nuestra Señora del Rosario donde se celebran las misas diocesanas del Movimiento. Allí con un hermoso compartir del trabajo de las comunidades y testimonios se manifestó un ambiente de amor y comunión entre todos como una gran familia. Expuesta la reliquia de Santa María Faustina todos en silencio se acercaron a orar…

Damos gracias a Dios por el regalo tan especial de la presencia en Cienfuegos de las religiosas de Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia en el cierre del Año de la Misericordia y por los frutos de este tiempo de gracia.