Sostiene encuentro Grupo de Apoyo Mutuo del Programa de atención a personas con VIH (Cáritas Cienfuegos) con representantes de Cáritas España

María de los Ángeles Sánchez Sorí

 

Diócesis de Cienfuegos, Santa Iglesia Catedral, 28 de octubre de 2016: El Grupo de Ayuda Mutua (GAM) “Dulce Fresa” del Programa de atención a personas con VIH, de Cáritas Cienfuegos, en la región centro sur de Cuba, acogió en el Salón Parroquial de la Santa Iglesia Catedral de Cienfuegos, su sede, a María Ángeles González Barbero, especialista en temas de colaboración, y al padre Vicente Altaba, delegado episcopal, ambos de Cáritas España, a quienes acompañó Miguel Ángel Pons, coordinador del Programa de Atención a personas con VIH, de Cáritas Cuba.

Luego de la acogida y bienvenida a los visitantes, el doctor Ramiro Espinosa González, coordinador de la Línea de Apoyo a Personas con VIH, en la provincia de Cienfuegos,  hizo una breve exposición acerca del trabajo de la Línea y de la fortaleza que significa el poder trabajar con el Programa de Cáritas Cienfuegos y expresó el agradecimiento a la Iglesia, por el apoyo espiritual que ha dado a las personas seropositivas y a sus familiares desde los comienzos de la epidemia en Cuba.

 

Lidia Martínez Ruíz, animadora del GAM “Dulce Fresa”, explicó que “el grupo está integrado por personas seropositivas al VIH, familiares y amigos, todos unidos en una experiencia fraternal de ayuda y solidaridad.

 

Son objetivos del grupo contribuir a que sus miembros mantengan su carga viral indetectable, para lo cual se apoyan unos a otros en la adherencia al tratamiento antirretroviral y en la adopción de estilos de vida saludable, desde el punto de vista clínico y psicológico,

 

Se pretende crear una red de apoyo social y afectiva a cada uno, para superar la discriminación y el estigma, asociados a la infección. Desde el punto de vista formativo, mantenerse actualizado acerca de la infección por el VIH y de las buenas prácticas para el autocuidado y la responsabilidad por el cuidado de los otros, el conocimiento de las tendencias epidemiológicas de la infección y por último compartir el apoyo espiritual: acompañar, ofrecer, sembrar esperanza a pesar de lo difícil que pueda ser esta realidad, aproximarse al otro u otra por medio de la escucha, el diálogo y el intercambio de ideas para así conocer mejor a las personas y su esencia”.

 

El encuentro, de aproximadamente dos horas, transcurrió en un ambiente cálido y emotivo. Los anfitriones trasmitieron a los visitantes sus testimonios acerca de lo positivo que es en sus vidas la pertenencia al Grupo de Ayuda Mutua (GAM).

 

El padre Vicente explicó que en España hay varios centros pertenecientes a la Iglesia, a través de Cáritas dedicados a la atención médica, sobre todo de las personas con VIH en fase terminal y valoró que experiencias como la de este grupo deben fomentarse en su país. Añadió "antes de venir  llamé a una amiga y le dije voy a Cuba, y ella me contestó ¡qué bueno!, fíjate, pero lleva el corazón abierto; y quiero decirles que he estado con el corazón abierto y me lo regreso enriquecido con el testimonio de la alegría y la esperanza que aprecio en ustedes”.

 

Por su parte, María Ángeles dijo que es algo muy positivo que en el grupo “las personas tienen la posibilidad de trabajar por el crecimiento de la calidad de vida y la superación de las barreras que supone la enfermedad”.

 

Estuvieron presentes, además, Carmen María Nodal, directora de Cáritas Cienfuegos, el padre Rafael Muñoz Mateo, párroco de la Iglesia Catedral y otros representantes de Cáritas Cienfuegos.