MONSEÑOR JUAN DE DIOS HERNÁNDEZ PREDICÓ EL RETIRO DEL XIX ENCUENTRO NACIONAL DE DIÁCONOS PERMANENTES EN CIENFUEGOS, CUBA

 

María de los A. Sánchez Sorí

 

Diócesis de Cienfuegos, Cienfuegos, 28 de octubre de 2016: El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de La Habana, monseñor Juan de Dios Hernández, tuvo a su cargo la predicación del Retiro Espiritual de los diáconos, candidatos al diaconado y sus esposas, en el XIX Encuentro Nacional de Diáconos, que desde el lunes 24 sesiona en Cienfuegos, capital de la homónima provincia del centro sur de Cuba.

 

”La conversión personal y pastoral” fue el tema expuesto. Al respecto dijo: “Dios habla y es nuestra responsabilidad escucharle, no se puede escuchar en la superficialidad, ahí radica el valor de la interioridad”.

“Es importante el entrenamiento en la vida espiritual, en la oración, en el discernimiento para consolidar nuestra vida interior en la relación con Dios”, afirmó.

 

Exhortó a no banalizar la existencia: “Todo provoca un eco en el corazón, si no se banaliza: ternura, alegría, compasión, mociones que Dios nos da”. Y alertó: “¡Cuidado con las tretas!” A las que definió como el término que se usa para identificar en la vida espiritual, lo contrario de la moción, lo que se relaciona con el espíritu del mundo.

 

Se refirió al discernimiento como “el tú a tú con Dios”, y añadió “moción y discernimiento son procesos que acercan a Dios, y evidencian vida interior, finura espiritual: don del Espíritu, conversión personal.”

 

“La conversión pastoral está tejida estrechamente en la conversión personal -explicó-; la una lleva a la otra y las dos revelan el rostro de Dios y lo anuncian. Es la que nos permite hablar al Pueblo de Dios de Dios y a Dios del Pueblo de Dios. Es la que nos motiva a evangelizar, a acompañar, es la razón de la entrega, del sacrificio, yo no puedo dejar a las ovejas, no puedo abandonar la vera del camino por donde regresarán los hijos pródigos.”

 

La jornada concluyó con la Eucaristía presidida por Mons. Juan de Dios, y concelebrada por Mons. Domingo Oropesa, obispo de la Diócesis de Cienfuegos.