P. Francisco Javier Coca

Despide la parroquia La Caridad al P. Francisco Javier Coca

Texto: Tania Gómez Rodríguez

Fotos: Encarnación Marrero

Parroquia La Caridad, Diócesis de Pinar del Río, 29 de septiembre de 2015 / La Eucaristía del domingo 27 de septiembre en la parroquia La Caridad estuvo destacada por la emoción y los sentimientos de afecto de los feligreses hacia su párroco, el P. Francisco Javier Coca, sacerdote marianista que desde el 23 de febrero del 2014 presta servicios en esta comunidad. El motivo: el padre tiene que marchar por un tiempo a España, su país natal, por problemas de salud. La parroquia queda en buenas manos: ha venido a colaborar el P. José Vicente López Pérez, a quien le agradecemos su disponibilidad.

Durante la celebración se hizo la entrega al nuevo sacerdote de cada uno de los servicios que se ofrecen en la comunidad, a la vez que se daba gracias a Dios por ellos.

 

Entre lágrimas y manifestaciones de cariño, algunos laicos expresaron la gratitud que la Iglesia pinareña siente por la labor desempeñada en este tiempo por el P. Javier, quien también es el Coordinador Diocesano de la Comisión de Catequesis. Un ejemplo de ello son las siguientes palabras:

“El padre Javier no es un párroco cualquiera:

-es el pastor que sembró la Palabra de Dios y la sentimos crecer en nuestros corazones,

-es el sacerdote que recibió una parroquia gris y la sacudió y la limpió…sacándole todos los colores del arcoíris con todos sus matices….por eso aquí ya todo el mundo “pinta” algo y el que no pinta todavía, por lo menos “embarra”; y si queda mal…….NO PASA NADA, (como él repetía a los niños en varias ocasiones)

-es el modelo de servicio del que nos hablaba el Papa Francisco: siempre dispuesto a darse a los demás a cualquier hora.

-Cuando yo reviso las cualidades que admiro en los demás, él las reúne todas…..así que es difícil enumerarlas aquí.

Por eso le decimos que lo vamos a extrañar muchísimo; que estará permanentemente en nuestras oraciones para que la Virgen lo acompañe e interceda ante el Señor para que recuperada la salud, regrese con ánimos renovados a la Parroquia de La Caridad, y que no se preocupe por el padre José Vicente, que le vamos a ayudar a cargar la cruz de todas nuestras majaderías y resabios, y también le vamos a dar todo nuestro cariño y apoyo.

“Dicen que no son tristes las despedidas…..

Dile al que te lo dijo, que se despida”……..”

Gracias a Dios por el testimonio sacerdotal de personas como el P. Javier. Le deseamos una rápida recuperación y regreso para continuar compartiendo la vida, en Cuba. Sirva este ejemplo para otros, porque cuando una comunidad llora por la partida de su pastor, es señal de que éste ha sabido regalar a todos con amor, el Evangelio que proclama en cada Eucaristía.