Texto y fotos: Laura María Fernández

Diócesis de Santa Clara, 19 de agosto de 2014 / Fue el lema sacerdotal escogido por Hussein Said Atuy Vidal, quien celebró la primera misa en su parroquia de Placetas el pasado 12 de agosto. A la Eucaristía asistieron Mons. Arturo González Amador y numerosos sacerdotes y religiosas de esta y de otras diócesis.

La predicación estuvo a cargo del P. Antonio Rodríguez quien señaló en su predicación como el sacerdocio cristiano es completamente diferente de los de las otras religiones. Es un sacramento que hace partícipe del único sacerdocio que existe en el mundo: el sacerdocio de Jesucristo. Sacramento que unge para cumplir una misión, la sacerdotal.

El predicador resaltó la osadía del P. Hussein al escoger como lema las palabras de Dios que aparecen en Isaías 40, 1: “Consolad a mi pueblo”. Osado pues debe cumplirlo en estos momentos. Señaló que para consolar hay que compadecerse primero del otro y recordó al nuevo sacerdote: “Fuiste llamado aquí, florece aquí. Sacerdote para Cuba, para consolar a este pueblo que tanto lo necesita. Necesitamos el consuelo de Dios desde tu sacerdocio”.

La celebración fue animada por el coro conformado por los de las parroquias de Placetas y S.I. Catedral para la ordenación sacerdotal  y primera misa del Padre Hussein.

Al terminar la ceremonia el nuevo sacerdote bendijo a sacerdotes y fieles, quienes besaron sus manos recién consagradas.

El destino inmediato del recién ordenado sacerdote ha sido La Rana, una de las comunidades que se beneficiarán de la misión diocesana de este año.

 

Actualizado ( Lunes, 25 de Agosto de 2014 16:08 )