Por: Miguel Albuerne Mesa

Cienfuegos, 28 de octubre de 2014 / Con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús los antiguos alumnos de los colegios religiosos católicos de la ciudad de Cienfuegos liderados por las provenientes de las Teresianas se reunieron en la parroquia de Patrocinio con el objetivo de dar gracias a Dios en una eucaristía que se celebró la tarde del domingo 26 de octubre.

Se encontraban presentes antiguos alumnos de las Teresianas, del Apostolado, de las Dominicas Americanas, del  Asilo “Anita Fernández” y de los Maristas. Presidió la eucaristía el sacerdote diocesano de Santa Clara Maikel Águila. Se encontraban especialmente invitadas las religiosas Teresa Godoy, de Nicaragua y Sonia Rivero, cubana. Ambas pertenecientes a la Familia Teresiana de Enrique de Ossó, asentadas en Camajuaní, diócesis de Villa Clara.

Antes de comenzar la eucaristía, Josefina Gómez, antigua alumna Teresiana dio la bienvenida y pronunció palabras de acogida a los visitantes presentándolos, y a todos los que se habían dado cita en el templo. Seguidamente la Hna. Teresa Godoy se dirigió a los presentes explicándoles que estaban reunidos como iglesia, como hermanos en Cristo y como antiguos alumnos de escuelas católicas para conmemorar el V Centenario del nacimiento en 1515 de Santa Teresa de Jesús. Detalló el programa de acciones como saludo a esta fecha de las Teresianas en Cuba. Habló sobre los diferentes concursos organizados en diferentes géneros y explicó el simbolismo tanto del logotipo como del lema, adoptados. Las actividades se desarrollarán desde el 15 de octubre de 2014 hasta el 15 de octubre de 2015.

La eucaristía fue presidida por el padre Maikel quien en la homilía comentó las lecturas del día. Del Exodo explicó como ya desde estos tiempos se exhortaba a no oprimir a los extranjeros (inmigrantes), tomando como referencia la opresión del pueblo de Israel en Egipto. Del Evangelio comentó el pasaje en que a Jesús le preguntan sobre el primer mandamiento y responde: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.”. Ejemplificó esto con la vida de Santa Teresa, que vivió tiempos difíciles durante el Concilio de Trento y el surgimiento del Protestantismo. Santa Teresa supo aplicar siempre este principal mandamiento.

Una vez concluida la eucaristía se invitó a las antiguas alumnas teresianas a pasar al frente para cantar el Himno de su escuela, momento que resultó para ellas muy emocionante. Se invitó a todos a pasar al patio del templo para un compartir fraterno. “La fuerza de un sueño” fue algo que Santa Teresa supo hacer realidad, pues el secreto está no solo en “descubrir” la alegría del Evangelio, sino en saber “compartirlo” con todos. Recordemos que Santa Teresa fue una santa que supo reír, cantar, trabajar duro levantando conventos y sobre todo luchar por la verdad encontrada.

 

Actualizado ( Miércoles, 29 de Octubre de 2014 19:14 )