Texto: Armando Morales Brito

Comunidad de Pina, Diócesis de Ciego de Ávila, 22 de septiembre de 2014 / La comunidad de Pina orgullosa de su patrona La Virgen De La Caridad vuelve a ser noticia por su concurrida, original y emocionante procesión. Ya se hace costumbre en este pueblo una tradición perdida en el pasado con el pesar de muchos. Pero nuestra Madre se ha mantenido en el corazón de sus hijos dando consuelo a sus múltiples dolencias, añoranzas y sufrimientos. Ella es la que puede convocar a la gente con ilusión y esperanza, firmes por la fe y por el amor que nos entrega en su hijo Jesucristo. La noche del ocho de septiembre recorrió las calles de este pueblo llevada en hombros y montada en una paloma cubierta por un adorno floral donde resaltaban las azucenas, dándole un bello color blanco y un aroma digno de una madre amorosa. Si bien el recorrido se mantuvo en esta ocasión, sí fue todo novedoso la gran asistencia de devotos a la Virgen. La pasada procesión solo pudo ser superada por la asistencia presenciada en la visita de la imagen de la Peregrina del Cobre. Resulta un poco inusual incluso la fe que demostraron tener hasta las personas menos pensadas.

  Algunas imágenes no parecieran pertenecer al mismo pueblo. Muchos dejaron todos sus miedos y vergüenzas y se arrodillaron ante la imagen de su Madre La Virgen para encender su vela y hacerle una oración desde su corazón. Eran aun las 11 de la noche y las personas continuaban asistiendo a visitar la imagen. Todo el pueblo comentó con alegría el acontecimiento desde el siguiente día. Queda entonces el reto para esta comunidad de seguir dándole un nuevo y buen motivo por el cual acompañarlos y no solo sacar la imagen de la Virgen fuera sino sacar de cada uno la indiferencia y dejarnos inundar por el amor a María de la Caridad.


 

Actualizado ( Miércoles, 24 de Septiembre de 2014 12:38 )