Formación

Formación litúrgica

XV. La palabra y la acción litúrgica

Toda celebración sacramental es un encuentro de los hijos de Dios con su Padre, en Cristo y en el Espíritu Santo, y este encuentro se expresa como un diálogo a...

XIV. Los signos y símbolos en la celebración litúrgica

Una celebración sacramental está tejida de signos y de símbolos, pues en la vida humana, signos y símbolos ocupan un lugar importante. El hombre, siendo un ser a la vez...

XIII. Los celebrantes de la liturgia sacramental

La asamblea que celebra es la comunidad de los bautizados que, "por el nuevo nacimiento y por la unción del Espíritu Santo, quedan consagrados como casa espiritual y sacerdocio santo...

XII. La participación activa de los fieles en la celebración comunitaria

En las celebraciones litúrgicas ha de preferirse, siempre que sea posible, una celebración comunitaria con asistencia y participación activa de los fieles, a una celebración individual y casi privada.

XI. Necesidad de promover la educación litúrgica y la participación activa

La Iglesia desea que se lleve a todos los fieles a aquella participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas que exige la naturaleza de la Liturgia misma y...

X. Relación de la liturgia con los ejercicios piadosos

Como todos seguramente conocemos, la participación en la sagrada Liturgia no abarca toda la vida espiritual. En efecto, el cristiano, llamado a orar en común, debe, no obstante, entrar también...

IX. Liturgia, cumbre y fuente de la vida eclesial

La Liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza. La labor pastoral busca...

VIII. La Liturgia no es la única actividad de la Iglesia

En la Liturgia terrena preguntamos y tomamos parte en aquella Liturgia celestial, que se celebra en la Jerusalén del cielo donde Cristo está sentado a la diestra de Dios.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados