Formación

Formación litúrgica

XIV. El ritmo del año litúrgico

El año litúrgico coincide con el civil en cuanto a su duración, pero tiene una estructura propia -en parte heredada del judaísmo- consistente en la articulación de dos ciclos de...

XIII. El ritmo anual de la vida del ser humano

Antes de adentrarnos en el año litúrgico propiamente resulta necesario entender la importancia del ritmo anual en la vida del ser humano. El año es, junto con el día, el...

XII. El Ritmo semanal

El cristianismo no inventó la semana, sino que la asumió del judaísmo que tomaba como referencia el sábado, día séptimo, día en el cual Dios remató la obra de la...

XI. El día litúrgico.

La Iglesia ha introducido en la liturgia la división natural del tiempo. Eso explica que la liturgia se mueva en torno al día, la semana y el año. Sin embargo,...

X. Estructura del Año Litúrgico

Durante el año litúrgico, que se extiende desde las primeras vísperas de Adviento hasta la hora nona del sábado de la última semana del Tiempo ordinario, la Iglesia celebra el...

IX. Definición del año litúrgico

Una de las definiciones catequéticas más precisas, claras y profundas del Año litúrgico es la formulada por San Juan Pablo II cuando nos decía que “el Año litúrgico es una...

VIII. El tiempo cristiano

El tiempo cristiano no es homogéneo, siempre igual, sino que hay en él fases tan caracterizadas en el orden de la gracia como lo son primavera, verano, otoño e invierno....

VII. La Navidad, en el Misterio de Cristo

El pueblo cristiano, quizás desconociendo las razones teológicas profundas que unen a la Navidad con la Pascua y basándose únicamente en la identificación de la palabra “Pascua” con “fiesta grande”,...

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados