Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

"Dios Padre nos ayude a seguir construyendo en Cristo nuestra vida eterna y con Cristo en Cienfuegos nuestra etapa terrena"

por Mons. Domingo Oropesa Lorente

HOMILÍA DE MONSEÑOR DOMINGO OROPESA LORENTE, OBISPO DE CIENFUEGOS, EN LA MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR EL BICENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE CIENFUEGOS, PRONUNCIADA EN LA S.I. CATEDRAL, EN LA NOCHE DEL 22 DE ABRIL DE 2019.

Diócesis de Cienfuegos, Santa Iglesia Catedral, 24 de abril de 2019: Muy estimados Obispos, Embajadores, Representantes de Instituciones Culturales, Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Religiosas y Laicos.

Enmarcar el Bicentenario de la Semana de Pascua. Cristo resucitó, se apareció y sigue vivo. Cienfuegos apareció y sigue viva. Cristo es la vida. Cienfuegos da y contiene vida.

Alegría del entorno creado (La Naturaleza), de lo elaborado (Ciudad Patrimonio) y de lo salvado (La Iglesia).

  1. LA TIERRA DE CIENFUEGOS: LA TIERRA DE JAGUA.

Colón en 1494 reconoce el territorio de Jagua. Podemos incluir a la tierra de Jagua en la hermosura de la tierra cubana sobre la que escribió Colón: “Nunca tan hermosa cosa vide (…) No existe bajo el sol un clima más bello, una tierra más fértil, ni más abundante en ríos de aguas cristalinas y puras… Árboles hermosos y verdes, con flores y con su fruto cada uno…; aves muchas y pajaritos que cantaban muy dulcemente”.

La primera Misa en Cuba se celebra en la desembocadura del río San Juan, terreno cienfueguero, en el segundo viaje de Colón. ¡Qué bendición de Dios!

El Capitán General D. José María Cienfuegos Jovellanos quiere conocer la Bahía de Jagua por fundar una colonia, y le pide a Mons. Espada, obispo de La Habana, algunos datos históricos de Jagua y sus alrededores, y que a través de Sr. Bibliotecario del Obispado se los hace llegar. Y lleva los documentos caminando hacia Jagua. Lo acompaña Don Luis De Clouet.

  1. José María Cienfuegos Jovellanos resaltará la belleza de Jagua contemplada en un amanecer: “Creía estar soñando. Era como un estanque grande, rodeado de prados muy verdes, de bosques densamente poblados, de ríos que iban a desembocar en ella. Me limitaré a decir que Jagua en el sentir de todos los marinos del mundo no sólo es una de sus maravillas sino el mayor puerto natural de las Américas. Y algo que destacó muy considerablemente era la riqueza de las maderas en el entorno de Jagua.

Un gran don de Dios: La belleza de lo Creado. Mis recorridos gozosos: Malecón-Punta Gorda, Paseo en Patana a Cayo Carenas, Vistas desde la carretera que viene de la de Trinidad para la de Rancho Luna. Misas en el Castillo. Puestas de sol. Palacio de Valle.

  1. ORIGEN DE LA CIUDAD DE CIENFUEGOS.

Al sexto día de estar en Jagua D. José María Cienfuegos Jovellanos vuelve a La Habana. El Capitán General ha recopilado información, y encarga al entusiasta Teniente Coronel del ejército español Don Luis De Clouet, de origen francés, que quedando sobre el terreno de Jagua, la complete con el incondicional anticipo de aprobarle cuantas disposiciones se le ocurriese tomar.

Cuatro meses después Don Luis De Clouet regresa a La Habana. Allí trabajan y elaboran un proyecto con notas que deben poner en limpio para enviarlas a Madrid.

Y deciden:

- Formar en Jagua una colonia de gentes, con la imprescindible condición de que sean trabajadores honrados y de mucho espíritu.

- Que el traslado de las familias desde su punto de origen será por cuenta del gobierno.

- Contratar desde el principio a los cuarentas y seis primeros de Burdeos.  Y traen un médico y un agrimensor.

- Acoger a otros contingentes de Nueva Orleans y de Filadelfia.

- Preparar para un futuro inmediato contratos con otros barcos de Europa y América.

- Que los colonos tengan asegurados los servicios religiosos, médicos y farmacéuticos.

Los colonos son acogidos como seres humanos para ser ayudados en sus cuerpos y en sus almas.

El Fundador dice, sobre todo, con quienes hay que fundar la ciudad. No sólo marca la primera manzana sino que convoca a quienes deben desarrollar la vida, el trabajo, la unión y la fe. No es fundador de cimientos de albañilería sino del desarrollo de la vida familiar y social en una urbe de futuros galardones: Patrimonio de la Humanidad; la Perla del Sur; La Linda Ciudad del Mar; Que da apellidos a la Luna: Luna Cienfueguera, Luna de Cristal.

Una vez fundada la Colonia Fernandina de Jagua por Don Luis Juan Lorenzo De Clouet, el Capitán General lo nombre Director de la Colonia. Y al Capellán del Castillo de los Ángeles el cura de almas de la Colonia.

El cuadro que evoca el momento de la Fundación muestra a Don Luis De Clouet con un crucifijo en sus manos y al Capellán de Castillo de los Ángeles con el libro de bendiciones.

El 20 de mayo de 1829 se le nombra Villa de Cienfuegos. El cambio de nombre ha sido solicitado al rey de España Fernando VII, por quien es nombrado Gobernador político y militar de la Villa de Cienfuegos: Don Luis De Clouet.

Van llegando más y más inmigrantes de Cataluña, Asturias, Galicia y Canarias, y de otras partes de España.

Pronto se construye el templo católico y que después ampliado, en 1868, será la futura Catedral que está llena de donantes. El 8 de Diciembre de 1871, a los 52 años de la Fundación, se colocan los vitrales donados por Don Pedro Eduardo Dorticós, y que fueron fabricados en París. Y así, el templo catedralicio nos recuerda el cielo al que entramos por Cristo Salvador, representado en el vitral sobre la puerta central, y que no lleva a los cimientos apostólicos de la Jerusalén celestial.

Se produjo un desarrollo trepidante de la ciudad de Cienfuegos. Teatro Terry construido en 1889, es decir, 70 años después de la Fundación.

Y es que lo que hoy es Patrimonio Cultural de la Humanidad se construyó muy rápidamente.

  1. CIENFUEGOS, LA TERCERA DIÓCESIS DE CUBA.

Esto llama la atención, pues fue en 1903, después de Santiago y La Habana, con poco más de ochenta años de fundada la Ciudad de Cienfuegos se convierte en la sede la nueva Diócesis donde en su territorio había y hay ciudades que la superan en más de trescientos años de historia.

Presencia de Instituciones religiosas para la enseñanza y la caridad.

  • Enseñanza: Religiosas del Apostolado, Teresianas, Dominicas Americanas, Hermanos Maristas, PP. Jesuitas, Padre Regis en los Dominicos, Iglesia
  • Caridad: Siervas de María y Hermanitas de los Ancianos Desamparados.
  • Y una Gran Maestra y Caritativa: Anita Fernández.
  • Y siete obispos diocesanos.
  1. ACTIVIDADES DESDE LA IGLESIA ORGANIZADAS POR LA COMISIÓN DIOCESANA DE CULTURA Y DE COMUNICACIONES.
  • Visitas a la ciudad. Por comunidades cada primer sábado de mes, con misa en la Catedral, visitas a centros culturales y terminando ante la tumba del Fundador orando por todos los cienfuegueros difuntos.
  • Actos académicos cada tercer sábado de mes en el obispado sobre diversos temas cienfuegueros.
  • Publicaciones de los trabajos de los Concursos “Padre Regis”.
  • Se continuarán ofreciendo con el tiempo las costumbres, vida social, familiar, religiosa y de asociación.
  1. LOS CIENFUEGUEROS EN SU HIMNO.
  • Han hecho de su ciudad laboriosa Patrimonio Cultural de la Humanidad y lo mantienen
  • Tienen capacidad creativa y organizativa como blasón (honor y fama) e historia de luz.
  • Pueblo grande de Dios Bendecido por su fe, su trabajo y unión.

Debemos también recordar a nuestros antepasados y pedir para que vivan en la ciudad celestial eterna y por esto tendremos las Celebraciones el próximo miércoles en el Cementerio de Reyna las 09:00AM y en el Tomás Acea a las 10:00AM.

Decirles que el próximo lunes 29 de abril, celebraremos la Santa Misa, a las 07:30PM, en la Parroquia de San Agustín en Miami con cienfuegueros y cienfuegueras.

Muchas felicitaciones para todos por Cristo resucitado y por Cienfuegos, mías y de muchos otros, y una de ellas de parte de Mons. Emilio (Aranguren Echeverría, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, otrora obispo de Cienfuegos y actual de la Diócesis de Holguín): “Felicitaciones a los cienfuegueros que La Purísima los ampara y protege. ¡Felicidades! Y felicitaciones muy especiales al padre Juan Francisco Vega por sus 68 años en Cuba y sus 55 años de sacerdote diocesano en Cienfuegos”.

Que Dios Padre nos ayude a seguir construyendo en Cristo nuestra vida eterna y con Cristo en Cienfuegos nuestra etapa terrena. ¡QUE DIOS NOS BENDIGA Y LA VIRGEN PURÍSIMA NOS PROTEJA SIEMPRE!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados