Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Obispo de Guantánamo - Baracoa preside su primera Misa Crismal

por P. Jean González

Diócesis de Guantánamo-Baracoa, Catedral, 17 de abril de 2019: Monseñor Silvano Pedroso Montalvo, obispo de Guantánamo-Baracoa, convocó a todos los sacerdotes de la diócesis para en la jornada de la mañana y hasta el mediodía del jueves 11 de abril último tener un retiro espiritual con el tema “La renovación de las promesas sacerdotales”.

Después de este profundo y fructífero momento, todos se dieron cita en la Catedral de Santa Catalina de Ricci, para junto a las religiosas, diáconos, fieles de muchas comunidades tener, como familia diocesana, la celebración de la Misa Crismal.

En su homilía Mons. Silvano dijo a los presbíteros: “Hermanos sacerdotes: Re-novar, es hacer una cosa de nuevo, en este instante te invitaré a renovar o sea volver a presentar al Señor aquellas promesas que el día de tu ordenación sacerdotal hiciste con los mismos sentimientos y disponibilidad de aquel momento, no obstante, te invito a que con frecuencia ores lo que le has prometido al Señor: Unirte más a Cristo, configurarte con Él, renunciar a ti mismo, cumplir con los sagrados deberes que aceptaste el día de tu ordenación y permanecer como fiel dispensador de los misterios de Dios.

“Tengan siempre presente que el rol de padre, no se aprende sólo con teorías, más que teoría es vivencia, práctica. El padre se va haciendo cada día hasta el último día de la existencia. Por lo tanto, no valores al padre por la perfección en lo que hace, mejor trata de descubrir la buena intención en las cosas que hace y el esfuerzo y el amor que pone por hacer las cosas y hacerlas bien. El padre entregado algunas veces tendrá en su cabeza alguna preocupación, algún problema que resolver, alguna espina clavada en su corazón y muchas veces esas preocupaciones, problemas y espinas sólo las puede compartir en la tierra con su confesor y el en cielo con Papá Dios.

“Algunas veces -afirmó el prelado- el padre está triste o enojado, a veces estará cansado y tampoco podrá reclinar la cabeza, pero Padres de la gran familia, Dios les ha dado la dicha de tener muchos hijos, todos buenos hijos, aunque algunos puedan ser pródigos como el de la parábola o fríos y resentidos y de corazón duro como el hermano mayor. Tanto para unos como para otros y para aquellos que solo te dan alegrías y satisfacciones, Dios te pide que seas un padre amoroso, con capacidad para sufrir, perdonar, alegrarte y celebrar, según las circunstancias de la vida, para esto el Señor te ha ungido el día de tu ordenación sacerdotal, ese es el sacerdote que Dios quiere que tú seas, un sacerdote que manifieste en su relación con los hijos que Dios te ha puesto en tus manos, el estilo de paternidad que hemos descubierto en el Dios de Nuestro Señor Jesucristo, una paternidad con responsabilidad, y esa paternidad responsable requiere esfuerzo, entrega y sacrificio.”

Dirigiéndose a los fieles apuntó: “Cristo oró por aquellos que Dios Padre le había dado, hoy en esta misa, en la renovación de las promesas sacerdotales, se les pedirá a ustedes que oren por sus sacerdotes y por su obispo para que el Señor derrame abundantemente sobre nosotros sus bendiciones y así podamos ser ministros fieles de Cristo”.

Después de estas palabras renovadoras y verdaderamente salidas del corazón de un auténtico, cercano, preocupado, y entregado Padre-Obispo, Mons. Silvano hacia sus sacerdotes, se realizaron con verdadera alegría la renovación de las promesas y más adelante bendijo los aceites y consagró el Santo Crisma.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados