Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Comunidad cristiana de la prisión Provincial de Ciego de Ávila celebra festividad de la Virgen de la Merced

por Luis Ramírez Medina

Diócesis de Ciego de Ávila, 4 de octubre de 2018: Con una misa celebrada por Fr. Carlos S. Razo OSM y con la presencia del Responsable diocesano de la Pastoral Penitenciaria, Luis Ramírez Medina, los reclusos que conforman la comunidad «Jesús vive» pudieron reunirse una vez más como hermanos.

En las lecturas del día, Isaías (Is. 55, 6-9) exhorta a que el pueblo se vuelva a Dios, porque Él está cerca de los que lo buscan y se dejan encontrar; en la carta del Apóstol Pablo a los Filipenses (Flp. 1, 20-24.27) pudieron leer que les dijo a ellos y nos dice hoy “den riendas sueltas a sus sentimientos” y aclara, “su vivir o morir no son valorados desde un interés personal; sino desde un servicio a Cristo”. De igual manera la proclamación del Evangelio (Mt. 20,1-16) es una llamada a trabajar todos por el Reino de Dios. Aunque con misiones y tareas diferentes, lo que hagamos tiene el mismo valor para el Señor.

Momento emotivo de encuentro fue cuando tres de los internos que reciben atención religiosa en dicha comunidad, los hermanos Maikel y Reynier Quintana Pérez y Maikel Quiñones Jiménez, cantaron, en el momento de acción de gracias, dos obras compuestas y montadas por ellos, una a la Madre María y otra al Señor Jesucristo.

Gran alegría y gozo se pudo percibir en el pequeño espacio de reunión, en el que la presencia de la Iglesia y el Espíritu Santo consolador, hace olvidar el dolor de la privación de la libertad y los reclusos se sienten amados y aceptados. Allí se les anima constantemente a un cambio en sus conductas, para cuando llegue el momento sus salidas de prisión sepan que existe un mundo mejor, para ellos y sus familias, quienes esperan con deseos una reinserción familiar y social.

Que la Virgen de la Merced, Madre de todos los cristianos y protectora de todos los cautivos, ruegue siempre a su Hijo Jesús, por todos los presos y sus familias, y por todos los que trabajan en la Pastoral Penitenciaria en Cuba y el mundo entero.

 

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados