Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

IntelCrea: encuentros para crecer

por Michel Pérez Abreu

Diócesis de Ciego de Ávila, Casa Diocesana, 17 de septiembre de 2018: A veces no basta con encontrarnos en el momento exacto y el lugar adecuado, una buena idea también vale, en especial, si parte de la sensibilidad de quienes laboran, impulsados por el Espíritu Santo, en beneficio de los más necesitados. Esa conjugación de voluntades se halla en la génesis de IntelCrea, un taller de formación en valores para adolescentes del programa Grupos de Desarrollo Humano (GDH), de Cáritas Ciego de Ávila. Su nombre, bastante sui generis aunque sencillo, parte de la unión de dos palabras, Intel, de inteligencia, y Crea, de creatividad, el cual logra atrapar los dos conceptos básicos que lo caracterizan. Pero, teniendo en cuenta el hecho de ser un taller para adolescentes, hace un énfasis mayor en las emociones. En esta etapa de la vida el control y manejo de las emociones, así como el autoconocimiento, tienen gran importancia, por eso se entendió necesario diseñar un espacio en el cual trabajarlos. 

El proyecto surge de una conversación que sostuvo la psicóloga Iveth María Franco Ramos, coordinadora de GDH en la diócesis avileña, con la también licenciada en Psicología Aurorita Hernández Pupo y la doctora Vilma Álvarez Cuñat, especialista en Psiquiatría infanto-juvenil, quienes pertenecen al equipo de formación nacional de GDH de Cáritas Cuba. Posteriormente integran al pedagogo, licenciado en Filosofía y máster en Ciencias, Dahey Silva Pascual. Así se concreta la idea de una formación especial para adolescentes con la participación de los facilitadores nacionales, y que a su vez sirviera de preparación a los voluntarios diocesanos de esta iglesia particular, proyecto que durante el pasado mes de verano tuvo su segunda edición.

IntelCrea es una experiencia avileña, pero ya se socializó con los coordinadores del programa de las restantes diócesis, causando en ellos un agradable impacto por lo novedoso de la propuesta en el contexto de la Iglesia que peregrina en Cuba. Además, ha nutrido al equipo que lo imparte de nuevas herramientas, las cuales reproducen en sus respectivos grupos y entornos de trabajo. De alguna forma así se replica y perfecciona cuanto ocurre en el taller. Otro aspecto a resaltar fue el paso de incluir en el proyecto a juveniles y jóvenes, y a padres. Los primeros para dar continuidad a la labor iniciada con ellos en 2017 y no dejarlos desamparados, solo por el hecho de tener más edad, y sumar a otros. Y los segundos porque la familia es el entorno natural donde estos beneficiarios se desenvuelven.

Un próximo escaño será el de concretar la formación de otros animadores y propiciar así que IntelCrea se expanda, como una red que deje a su paso brotes de crecimiento personal y espiritual.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados