Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Escuchar a Jesús: clave de la vida cristiana

por Raynor Rivera Licea

Diócesis de Bayamo-Manzanillo, Catedral de Bayamo, 7 de agosto de 2018: Escuchar al Señor cada día, descubrir qué quiere para mí, buscar en los acontecimientos cotidianos qué debo hacer, cómo debo actuar es la clave de la vida cristiana afirmó monseñor Silvano Pedroso Montalvo, obispo de Guantánamo-Baracoa, en la solemnidad del Santísimo Salvador de Bayamo, patrón de la ciudad homónima, de la Catedral y la Diócesis de Bayamo-Manzanillo, celebrada anoche.

El prelado exhortó a “subir al monte, acudir a la oración, buscar a Dios, estar con Él. Subir implica esfuerzo, sacrificio. Muchas veces tendremos que esforzarnos mucho para estar con Dios porque a menudo el desánimo y las dificultades de la vida nos lo impiden. Cuando más necesitamos de Dios es cuando menos deseos tenemos de estar con Él, por el sacrificio y esfuerzo que ello implica. Escuchemos la misma voz del Señor, eso que dijo Dios: “Este es mi Hijo, ¡escúchenlo!”

También nosotros, como Pedro, Santiago y Juan “somos discípulos privilegiados de Cristo. Hemos sido llamados por el Señor, tenemos una historia por vivir, ejemplos que dar y muchos sacrificios y esfuerzos para hacer presente el Reino de Dios, ese reino que Jesús dejó iniciado pero que aún no ha llegado a su plenitud”.

En sus palabras Mons. Silvano expuso el desconcierto de los discípulos cuando el Señor hablaba de la cruz como condición indispensable para seguirle.

“En la vida -señaló- se dan momentos de felicidad. Quisiéramos siempre estar en el Tabor, ahí delante de Jesús transfigurado, pero en la vida los momentos de dicha y felicidad no son tantos como nosotros quisiéramos. Sabemos por experiencia que el dolor y el sufrimiento van a estar presentes siempre. Pero además no podemos olvidar que el mismo Jesús cuando nos dice `Si alguno quiere ser discípulo mío que cargue con su cruz y me siga´ (cf. Lc. 9, 23). Sin cruz no hay resurrección. Sin cruz no hay cristiano.

“Pidamos cada día en nuestra oración al Señor que nos transfigure. Porque solo un corazón transfigurado podrá transformar en amor toda la vivencia, la cotidianidad, incluso las cosas no tan bellas que tenemos que enfrentar. Estemos siempre atentos a la voz de Dios, en constante subida al monte para encontrarnos allí con Jesús”, concluyó.

Terminada la homilía, Mons. Silvano administró el sacramento de la Confirmación a un grupo de mujeres. Primero rezó pidiendo para ellas la fuerza y los dones del Espíritu Santo, luego les impuso las manos y ungió con el Santo Crisma.

Junto al Obispo, quien inició la Eucaristía venerando e incensando la benemérita imagen del Santísimo Salvador, concelebraron presbíteros de la Diócesis de Bayamo-Manzanillo y de Guantánamo-Baracoa. También estuvieron presentes los seminaristas cursan estudios en el Seminario San Basilio Magno, en Santiago de Cuba.

Mons. Silvano Pedroso fue invitado a presidir la fiesta patronal por Mons. Álvaro Beyra Luarca, obispo de Bayamo-Manzanillo, quien se encuentra fuera del país en funciones como presidente de la Comisión nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados