Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Jóvenes sacerdotes cubanos de convivencias en Matanzas

por P. Emilio Rafael Fernández Pintado

Diócesis de Matanzas, La Milagrosa, 2 de mayo de 2018: Para celebrar la Resurrección del Señor y compartir la alegría del ministerio que los une y hace hermanos, los sacerdotes de varias diócesis de Cuba con menos de diez años de ordenados, se encontraron en la Casa La Milagrosa, de la diócesis de Matanzas. Esta experiencia se realiza cada año la segunda semana de Pascua y esta vez fue animada por los presbíteros de la diócesis de Pinar del Río.

La cita comenzó el lunes 9 de abril con dinámicas de presentación que hicieron ameno el empezar de los días. Las charlas preparadas e impartidas por los propios pinareños estuvieron enfocadas en mirarse cada uno a sí mismo y descubrir el gran regalo que Dios les ha hecho en el don de la vocación presbiteral, descubriendo la disposición de vivir como verdaderos discípulos de Jesús y la necesidad de acompañarse mutuamente en el camino común de amor y servicio a Dios, a la Iglesia y a las comunidades cristianas presentes en la isla.

La celebración diaria de la Eucaristía, la oración común, los momentos de compartir en grupos tras cada una de las charlas y las plenarias, fueron auténticos espacios de comunión, reflexión e intercambio en los cuales cada uno de los participantes tuvo la oportunidad de enriquecer a los demás con sus oraciones y criterios, ayudando al crecimiento espiritual y personal. Constituyeron, además, oportunidades de verdadera fraternidad sacerdotal que permitió a los asistentes conocer, identificarse y agradecer la palabra y el testimonio de vida de cada uno de sus hermanos en Cristo.

El compartir con la comunidad de Cantel fue también un momento hermoso en que pudieron encontrarse con hermanos de una de las comunidades matanceras. Allí les dieron la bienvenida el padre. Jesús Marcoleta y las Hermanas Pastorcitas quienes junto a la comunidad cristiana les acogieron con alegría y entusiasmo. 

Al final del encuentro los participantes dieron gracias a Dios en la Eucaristía presidida por monseñor Manuel Hilario de Céspedes, obispo de Matanzas, quien los estuvo acompañando todo el tiempo. El prelado les exhortó a encontrarse cada año y animar a otros a participar de esta experiencia que promueve la Comisión Nacional para el Clero. Con un corazón agradecido los sacerdotes la valoraron de renovadora y positiva; y solicitaron a los hermanos de Santiago de Cuba y Guantánamo la preparación del encuentro del próximo año.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados