Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Encuentro nacional de Coordinadores Diocesanos de Pastoral

por Oficina de Comunicación de la COCC

Fotógrafo Oficina de Comunicación de la COCC

Arquidiócesis de La Habana, 24 de septiembre de 2022 - Del 20 al 22 de septiembre pasado, se celebró en la Casa Sacerdotal San Juan María Vianney de la Arquidiócesis de La Habana, un encuentro nacional de Coordinadores Diocesanos de Pastoral con vistas al trabajo en la elaboración del nuevo Plan Pastoral.

Al encuentro pudieron asistir los coordinadores de pastoral de las once diócesis del país, contando, además, con la presencia de manera especial del Obispo de la Diócesis de Cienfuegos, Mons. Domingo Oropesa Lorente.

La reunión de coordinadores inició con una pequeña bienvenida a los presentes en la noche del pasado 20 de septiembre por parte del P. Ariel Suárez, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) y Rita Petrirena, coordinadora de Pastoral Social desde el secretariado de la Conferencia. También se presentó la agenda de trabajo de los días sucesivos.

Al día siguiente, la jornada comenzó con la celebración de la Eucaristía con laudes, encomendando al Señor toda la labor que se desarrollaría ese día. Para preparar bien el terreno de trabajo, Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, S.J, motivó espiritualmente el encuentro con diversas etapas de la vida de María atravesada por tres palabras fundamentales: “alégrate”, “levántate” y “persevera”, palabras que invitaban a recordar la plena confianza de María depositada en Dios en medio de las difíciles circunstancias por la que tuvo que pasar para poder dar, custodiar y acompañar al Salvador del mundo. Así también para cada uno de los presentes en los momentos tan complejos en los que se vive como nación cubana en la que toda esperanza parece desvanecerse y quitarnos la alegría y entusiasmo de seguir anunciando la Buena Nueva. La meditación estuvo apoyada en el marco de la festividad de la Virgen de la Caridad del Cobre celebrada el pasado 8 de septiembre.

Luego de la meditación, se pasó a un momento de oración personal al Espíritu Santo para que fuera Él quien condujera todo el programa. Acto seguido para entrar ya en materia, cada coordinador tenía que exponer tres frutos o aportes más significativos de lo que dejó el proceso sinodal vivido en su diócesis, así como tres desafíos para ser una Iglesia verdaderamente sinodal. Asimismo, mediante la escucha de lo presentado, se pidió buscar aquellas llamadas del Espíritu para la misión de la Iglesia hoy en Cuba.

Ya en la tarde, se realizó una síntesis y memoria del camino recorrido en la evaluación del Plan Pastoral desde el 2014 al 2020 y propuestas que se recogieron del último encuentro de coordinadores para la elaboración del nuevo Plan, las cuáles se vieron paralizadas producto de la COVID-19. Posteriormente, se comenzó un trabajo en equipo para presentar sugerencias al nuevo Plan Pastoral de la Iglesia en Cuba partiendo de dos preguntas: ¿qué debemos mantener de las opciones tomadas en el 2020? y ¿qué novedades deben enriquecer la elaboración del nuevo Plan?

Como fruto del trabajo en grupo en el qué mantener de las opciones tomadas en el 2020, todos arrojaron en dar prioridad a las comunidades cristianas, enfocándose en realizar un camino de conversión personal y comunitario. En cuanto a las novedades para enriquecer la elaboración del nuevo Plan, se centraba la reflexión que para poder realizar un camino de conversión se necesitaba tener presente tres elementos como parte de ese “cómo” en cuanto a estilo y era apuntar hacia un espíritu sinodal, de fraternidad y de misión. También favorecer estructuras más sencillas, que el nuevo Plan sea conocido y actuado y que pueda llegar a ser elaborado sinodalmente.

El último día de trabajo, dio inicio igualmente con la celebración de la Eucaristía con laudes y luego se pasó a tratar las nuevas propuestas que quedaron plasmadas en atención de ser presentadas a la Asamblea Plenaria de los Obispos en el mes de noviembre próximo. Más adelante, se presentó como propuesta una nueva estructura por parte del P. Pablo Emilio y Rita Petrirena sobre cómo podría quedar conformada la nueva estructura nacional de pastoral, atendiendo a sus distintas áreas de trabajo para luego pasar nuevamente a desarrollar una labor por grupos y reflexionar acerca de qué se le podría pedir a las diversas áreas pastorales sobre sus lineamientos y por dónde habrían de caminar.

Fueron tres días de ser Iglesia juntos, de compartir fraternalmente y enriquecernos unos de otros más allá de las divergencias en cuanto a opiniones y puntos de vista, pero de eso se trata, de poder ejercitarnos hacia un estilo de vida cada vez más sinodal por una Iglesia en comunión, participación y misión.          

 

 

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados