Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Jóvenes cubanos comprometidos con la Economía de Francisco

por Oficina de Comunicación de la COCC

Fotógrafo Oficina de Comunicación de la COCC

Arquidiócesis de La Habana, 20 de septiembre de 2022 - El pasado 19 de septiembre, se recibió en la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), a tres de los ocho jóvenes que estarán participando de forma física en el Evento Global de Economía de Francisco, el cual tendrá lugar del 22 al 24 de septiembre del presente año en Asís, Italia.

La Economía de Francisco es una propuesta de inspiración franciscana que nació en 2019 en un intento del papa Francisco de reunir a jóvenes economistas y emprendedores de todo el mundo para proponerles dar vida a la idea de una economía más justa e inclusiva.

El objetivo de habernos encontrado con algunos de estos jóvenes era el poder realizarles una pequeña entrevista antes de que partieran al Evento y poder conocer un poco de primera mano acerca de sus principales motivaciones que los llevó a formar parte de esta gran red global, el trabajo realizado en sus diversos ambientes desde esta nueva forma de concebir la economía y expectativas esperadas de este gran Encuentro mundial. Algunos de ellos están insertados en su diócesis y en la cual ya vienen realizando todo un trabajo desde la Economía de Francisco a través de la Pastoral Campesina en cambio otros, desde sus pequeños emprendimientos.  

P: ¿Qué los motivó a adherir a esta nueva forma de concebir la economía, bajo el nombre de Economía de Francisco?

R: Mi nombre es Victoria Villarreal de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba. Soy de formación abogada, pero me he vinculado también al acompañamiento de emprendedores y campesinos en Santiago de Cuba a través del Centro Loyola. De antemano ya estaba sensibilizada con la Economía Solidaria, Economía de Comunión porque también colaboraba en el HUB. Cuando me entero de la propuesta del Papa a través del HUB de Economía de Comunión en Santiago de Cuba, pensé que era una propuesta diseñada a mi medida porque compatibiliza los valores fraternos con la comunidad. Desde el principio me pareció que era una experiencia esencialmente comunitaria. Esta invitación del Papa de dar una nueva alma en la economía, él la vincula con el sentido que en esta empresa no podemos andar solos sino tenemos que caminar juntos porque como expresa también un eslogan del Evento: “solo se llega más rápido pero juntos se llega más lejos.” Me pareció una gran visión por parte del Papa de aprovechar la vinculación entre tantos jóvenes que quieren trabajar por un mundo mejor, por un mundo más fraterno, por modelos económicos, políticos y sociales más cercanos a las necesidades de las personas con una influencia real en la vida de las comunidades. Muchas veces pensamos que estamos solos o que no hay otras personas con las mismas inquietudes y la Economía de Francisco ha venido a conectar a tantas personas especialmente a jóvenes con los mismos sueños, las mismas motivaciones con diferentes desafíos, pero con una meta en común: la de caminar juntos en esa empresa con una economía con alma y eso me enamoró desde el principio.

P: ¿Cuál ha sido vuestra experiencia en el intentar encarnar en sus diversos ambientes esta nueva filosofía que propone la Economía de Francisco desde el contexto cubano?

R: Mi nombre es Miguel Hernández Fernández. Soy economista de profesión, emprendedor, soy asesor de negocio en el Proyecto de Desarrollo Local Comunidad Colaborativa y Asesores, y además soy socio y administrador dentro de la Sociedad Mercantil MET, una MIPYME cubana. Me venía una frase ahora a la mente: “el amor lo puede todo” y creo que es esa la esencia. En Camagüey tenemos otra realidad, una situación más conservadora desde el punto de vista de estas nuevas propuestas. Sin embargo, desde el punto de vista empresarial hemos logrado muchos resultados no exentos de retos y obstáculos porque generalmente los cambios también traen su rechazo, algo nuevo, algo distinto y creo que ha sido enriquecedor. Hemos tenido el gran reto de que con las nuevas medidas adoptadas para que los cubanos puedan abrir y tener sus propias empresas, ya sean Cooperativas no Agropecuarias (CNA), las sociedades mercantiles que son de responsabilidad limitada llamadas MIPYME, el gran reto era no crear empresas sino formar y desarrollar empresarios y entonces esa es una de las cuestiones del desarrollo humano integral en los cuales hemos desarrollado ya varios talleres temáticos para ayudar en el crecimiento de habilidades, conocimientos, capacidades, donde las personas que tiene ese reto de emprender puedan tener digamos que la barita para pescar, no solamente esperar que le llegue el pescado para comer. También ha sido de mucha motivación por lo que hemos tenido que aprender en el camino en un nuevo escenario en el cual es una nueva Cuba en el que no había un antecedente después del año 59’ y entonces el principal reto para el equipo de trabajo y los colaboradores ha sido prepararnos y luego aprender haciendo. Algunas fortalezas ha sido, la creación de alianzas y creo que esto es importante ya que no podemos pensar que somos islas independientes sino que tenemos que interconectarnos, tender puentes y a eso hemos estado encaminado en colaborar desde las diversas experiencias para facilitar y pensar siempre en esa persona que en algún momento pueda estar necesitada desde el punto de vista profesional, humano y tenderle esa mano para desde la reciprocidad lograr que avancen, que sean prósperos, y que las personas que han puesto sus ideas, sus esfuerzos, su proyecto de vida en Cuba, a pesar de la situación económica difícil, hemos visto que hay personas que están avanzando y que también comparten lo que tienen y crean puestos de trabajo, salarios que puedan remunerar a personas que en ese momento no se sentían satisfechas por estar con empleos informales y salarios que no sustentaban. Todos los días tenemos un nuevo reto y a su vez ha sido enriquecedor tanto para el colectivo de trabajo como para todos los participantes.

P: ¿Qué esperan de este Evento y cuáles son vuestras expectativas?

R: Me llamo Lucía Portes y soy de Santiago de Cuba. Conocí Economía de Francisco a través de Victoria porque estaba queriendo hacer un proyecto en una finca y estaba buscando ayuda. Mis expectativas es conocer diversos proyectos desde la Economía de Francisco a nivel global y desde cada contexto. Asimismo, poder presentar el proyecto de cada uno de nosotros para que conozcan que Cuba también tiene mucho que dar, el poder conocer muchos amigos, empatizar, hacer más redes y construir puentes.   

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados