Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Asamblea Pre-sinodal en la Diócesis de Cienfuegos: ¿Quién puede apartarnos del amor de Cristo?

por María de los Ángeles Sánchez Sorí.

Fotógrafo María de los Ángeles Sánchez Sorí.

Diócesis de Cienfuegos, 20 de junio de 2022 – El pasado 18 de junio, tuvo lugar la Asamblea Pre-sinodal de la Diócesis de Cienfuegos, la cual se llevó a cabo en la iglesia de Nuestra Señora de Montserrat.

Allí fueron convocados sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos y laicos, representando a la Iglesia que peregrina en Cienfuegos en las parroquias y pequeñas comunidades que se asientan en la geografía diocesana.

Luego de la bienvenida y acreditación, fuimos invitados por el P. Enmanuel a centrarnos en la oración, invocando la presencia del Espíritu Santo, que dirige la Iglesia, la anima, inspira y motiva. Tras un silencio de oración, escuchamos las palabras del Santo Evangelio según San Juan, proclamadas por el diácono Manuel.

Así quedó abierta la Asamblea Pre-sinodal, que monseñor Domingo Oropesa Lorente, Obispo de Cienfuegos, presidió. Luego de su saludo a los presentes, presentó el programa de la jornada y dio la palabra al P. Marcelo, quien presentó a la Asamblea el video titulado: “¿Qué es un Sínodo?”.

Monseñor Domingo posteriormente, hizo una breve explicación del proceso sinodal que tiene lugar en la Iglesia Católica: “Por primera vez en la historia de la Iglesia tiene lugar un Sínodo sobre la sinodalidad”.

Y también expresó: “El Santo Padre Francisco ha querido que participe en él la Iglesia en plenitud, para poner en común los aportes hacia la edificación de la Iglesia, que soñamos: unida y en marcha por los caminos de la comunión, la misión y la participación y que será un proceso que durará aproximadamente dos años hasta octubre del 2023”.

“El proceso del camino sinodal, se inició el pasado octubre en la Diócesis. En esta primera etapa, que llamamos fase diocesana, desarrollamos un sinnúmero de acciones: se entregó el Vademécum y el Documento Preparatorio. Se elaboró un documento como resumen de los anteriores. Se creó una comisión integrada por agentes de pastoral y laicos, la cual entre los meses de noviembre y diciembre, preparó  las catequesis que se entregaron a los fieles en cada comunidad parroquial”.

“Se entregaron para ser estudiados y se respondieran, los cuestionarios correspondientes. Luego tuvo lugar un arduo trabajo de análisis y síntesis de las respuestas dadas en las catequesis por los fieles, cuyo resumen pondremos hoy a su consideración”, señaló el Obispo.

A continuación, el P. Marcelo orientó el trabajo en grupos en los que se analizaron las aportaciones desde los cuestionarios de las catequesis sobre los diez núcleos temáticos. Se hicieron aportes muy significativos en las iniciativas dadas para comenzar a transformar nuestra realidad eclesial, lo cual se sistematizó en una puesta en común en el plenario de la Asamblea.

Posteriormente Mons. Domingo presentó al Licenciado en Derecho, Canciller General de la Diócesis de Ciego de Ávila, Randol Pineda, quien hizo una charla panorámica sobre aspectos relevantes y novedosos del Código Penal, recién aprobado, así como elementos del proyecto del llamado Código de las Familias, cuya versión es reelaborada en estos momentos.

El Obispo invitó a leer el documento “Realidad, necesidades y compromisos”, redactado por las comisiones diocesanas de pastoral, cuyos señalamientos se pondrán en práctica a partir del próximo curso pastoral, apuntó.

En la sesión también fue presentado, por el matrimonio que nos representa en la Comisión Nacional de Familias, el programa a desarrollar en Roma en los últimos días de celebración de la 26 Jornada Nacional de las familias, que bajo el lema “El amor familiar: vocación y camino de santidad”, y que se extenderá a nivel nacional hasta el próximo 29 de julio.

Con emotivas palabras concluyó el Obispo la sesión de trabajo de la Asamblea Sinodal cienfueguera: “El amor de Cristo nadie nos lo puede disminuir, el tiempo de la cola en busca del pan, no me quita el amor de Cristo, el tiempo que reflexionamos las incertidumbres, desvelos y afanes de la vida cotidiana, no me quitan el amor de Cristo”.

Y argumentó: “El cristianismo surge en medio del aislamiento, no hay aplausos; pero ellos, los primeros cristianos dieron testimonio, llenaron la ciudad de Jerusalén del mensaje de la Palabra divina, del anuncio de Cristo, y aunque salieron azotados, estaban contentos”.

Y concluyó: “Puede ser difícil y complicado nuestro caminar, el dar y hacer más y más a favor de los pobres; pero, ¿quién podrá darnos la fuerza? Pues, Cristo. Y debemos centrarnos en Él y buscar la fuerza en Él”.

Al final el Obispo impartió la bendición y con el saludo de despedida nos envió a la misión.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados