Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Avileños iniciaron la Cuaresma orando por la paz en Ucrania

por Comunicaciones Imago

Diócesis de Ciego de Ávila, S. I. Catedral San Eugenio de la Palma, 4 de marzo del 2022: El obispo de la Diócesis de Ciego de Ávila, monseñor Juan Gabriel Díaz Ruiz, presidió este miércoles en la S.I. Catedral de San Eugenio de la Palma la tradicional misa de imposición de cenizas junto a los fieles de la comunidad. De esta forma dio inicio la Cuaresma en esta parroquia, un tiempo donde los cristianos se preparan para vivir dignamente la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Una bandera ucraniana con varias palomas blancas como símbolo de paz y sobre esta una vela que se mantuvo encendida durante toda la celebración, adornaron el presbiterio del templo como una muestra de solidaridad hacia ese pueblo afligido por la guerra desde hace varios días.

En su homilía el obispo destacó que la Cuaresma es «un tiempo de peregrinación, de camino, de purificación de nuestra conciencia de todo lo que nos aparta de Dios». Del mismo modo recordó que estos son «cuarenta días en los que la oración, el ayuno, la meditación y la Palabra de Dios nos ayudan a prepararnos para el encuentro del Señor (…)».

También recordó la exhortación del papa Francisco a dedicar el ayuno y la oración de este día por la paz del mundo, especialmente en Ucrania, para que se llegue a una solución pacífica en el conflicto que atraviesa con la Federación de Rusia. De esta manera invitó a todos los laicos a orar al Señor «para que la guerra, la violencia, el odio y el resentimiento no prevalezcan, sino que, al contrario, el perdón, la misericordia, la compasión, la tolerancia (…) sean lo prioritario en el mundo entero, especialmente en los pueblos que sufren la plaga de la guerra».

El obispo finalizó su homilía instando a todos los católicos a vivir la Cuaresma de forma tal que sea un tiempo «de misericordia, de perdón, de encuentro con Dios y reencuentro con nuestros hermanos».

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados