Formación

XIII. El ritmo anual de la vida del ser humano


Antes de adentrarnos en el año litúrgico propiamente resulta necesario entender la importancia del ritmo anual en la vida del ser humano. El año es, junto con el día, el período con mayor entidad propia, ya que la semana y el mes tienen como base el día en relación con el año. El año puede ser solar, cuando se fija su duración a partir de la proximidad de la tierra al Sol, o lunar, cuando su duración se establece computando los ciclos de la Luna.

El año lunar es más antiguo, pero el solar es más perfecto. Este último tiene 365 días, 5 horas, 48 minutos y 48 segundos; mientras que el lunar tiene 354 días, 8 horas y 45 segundos, de ahí la dificultad que existió siempre para combinar ambos años. Para resolver estas dificultades y poder medir el año con mayor precisión, se inventaron muchos sistemas, de los cuales los más importantes han sido el juliano -que toma su nombre de Julio César, que lo puso en vigor el año 45 antes de Jesucristo-, el cual divide el año en 12 meses de 30 y 31 días alternativamente, excepto febrero, que consta de 28 días, a los que se añade 1 cada cuatro años; y el gregoriano que entró en vigor en 1582, fecha en que Gregorio XIII introdujo un cómputo más preciso.

En efecto, en tiempos de este Papa el cómputo juliano había producido ya un desajuste de 10 días entre el calendario y el tiempo real. Para solucionarlo, Gregorio XIII mandó eliminar esos días y pasar del 4 al 15 de octubre de 1582 y determinó que los años del comienzo de siglo no fuesen bisiestos, a no ser que fuesen múltiplo de cuatro. El sistema gregoriano no fue admitido por los ortodoxos -que siguieron con el juliano- pero sí por los protestantes.

En Resumen:

  1. El año es, junto con el día, el período con mayor entidad propia
  2. El año lunar es más antiguo que el solar, pero éste es más perfecto.
  3. El calendario gregoriano fue establecido por el papa Gregorio XIII en 1582 y fue asumido por los protestantes, pero no por los ortodoxos, que siguieron con el juliano.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados