Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Descansa en paz el Diácono Primado de Baracoa

por Rayner Lobaina García

Diócesis Guantánamo - Baracoa, Baracoa, 18 de diciembre de 2021: En la tarde del miércoles 15 de diciembre último falleció nuestro hermano Ramón Ysais Carreño Legrá. El Diácono Primado de Baracoa, como lo llamara el padre Valentín Sanz C.M., pasó a la Casa del Padre luego de batallar durante mucho tiempo contra una difícil enfermedad.

Como él mismo dijera, baracoense de pura cepa, fue hijo único de padres campesinos el 6 de julio de 1945 y bautizado el 23 de septiembre. Desde pequeño sirvió como monaguillo acompañando al querido y recordado padre Bea, con quien inició su formación y de quien aprendió esa dedicación y vocación que siempre llevó consigo. De profesión Contador y casado con la señora Mercy Correa Roca, de cuya unión nacen tres hijos, aunque decía tener cuatro pues consideraba a una Hija de la Caridad, Sor Judith Amador como una hija más desde su llegada a estas tierras en 1998.

A la edad de 55 años, este incansable hombre de fe, comprometido con la Iglesia y con su misión, fue ordenado Diácono permanente el sábado 21 de abril de 2001 en el entonces templo parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, hoy Basílica Menor.

Hombre de amplia sabiduría popular, de gran sentido del humor y sobre todo de un deseo inagotable de formación que alimentaba siempre con una vida de oración y servicio por todo el que lo necesitaba. Animador infatigable de muchas comunidades rurales de esta zona oriental de Cuba, hermosa en su naturaleza y de la cual vivía enamorado. Amante de la lectura, de la siembra y cosecha en casa, celoso guardián de la liturgia, siempre lo recordaremos proclamando el evangelio en importantes solemnidades parroquiales. Custodio fiel de su entrañable capilla de Nuestra Señora del Carmen de Cabacú, cuyos fieles lo tenían como padre y pastor sobre todo en aquellos difíciles tiempos de ausencia de un párroco.

El 24 de enero de 1998 le presenta la Santa Cruz de la Parra, símbolo de la llegada del cristianismo a la Isla, a San Juan Pablo II durante la celebración de la Misa en Santiago de Cuba. Este inolvidable suceso queda grabado en uno de los vitrales que adornan actualmente nuestra Basílica.

En la mañana del jueves 16 de diciembre fueron realizadas sus exequias en este templo, presididas por monseñor Silvano Pedroso Montalvo, obispo de Guantánamo-Baracoa, y concelebradas por el padre Efrem (párroco de Jamal y Cabacú) y el padre Luigi Manenti de la parroquia de San Antonio del Sur.

Querido “viejito”, como nos decíamos mutuamente, recibe ahora esa PAZ que en tantas ocasiones nos invitaste a compartir durante la Eucaristía, pero ahora en un abrazo que seguramente te regala el Príncipe de la Paz a su encuentro definitivo y eterno. Y recuerda siempre interceder por este pueblo que necesita de Dios y de hombres consagrados a Él como siempre lo fuiste tú.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados