Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Fase diocesana del Sínodo inició en Ciego de Ávila

por Comunicaciones Imago

Diócesis de Ciego de Ávila, Oficina de Comunicación, 15 de noviembre del 2021: El proceso de escucha del camino sinodal convocado por el papa Francisco hasta el 2023 inició en la Diócesis de Ciego de Ávila este domingo 14 de noviembre, vísperas de la Fiesta de san Eugenio de la Palma,

Por medio de un una Exhortación pastoral monseñor Juan Gabriel Díaz Ruiz, obispo de Ciego de Ávila, animó «a no quedarse al margen, sino, al contrario, a emprender con entusiasmo y esperanza el camino sinodal» que se inició en la diócesis como parte de un proceso de toda la Iglesia. El obispo también invitó a «a abrir los corazones a las inspiraciones del Espíritu Santo, que habita en todos nosotros por el Bautismo» y «conocernos, escucharnos y compartir nuestra vivencia de la fe».

Esta primera fase diocesana abrió sus puertas con una Eucaristía celebrada por Mons. Juan Gabriel en la Santa Iglesia Catedral de san Eugenio de la Palma. En las restantes parroquias de la diócesis los sacerdotes dieron inicio, de igual forma, a este Sínodo que nos permitirá reflexionar sobre la Iglesia y que nos anima a vivir en comunión, participación y misión.

Texto completo de la Exhortación pastoral de Mons. Juan Gabriel Díaz Ruiz:

“TODOS UNIDOS”

Exhortación pastoral para emprender el camino sinodal diocesano

A los sacerdotes, diáconos, religiosas y fieles laicos de la Diócesis de Ciego de Ávila

  1. Todos unidos, formando un solo cuerpo, un pueblo que en la Pascua nació, miem-bros de Cristo, en sangre redimidos, Iglesia peregrina de Dios…”, así cantamos a me-nudo en nuestras celebraciones, y estas estrofas nos recuerdan una realidad que nunca deberíamos olvidar: la Iglesia la formamos todos los bautizados, cada uno según la vo-cación a la cual Dios lo haya llamado, y, por consiguiente, todos somos responsables en ella. La Iglesia es cosa de todos, porque todos somos Iglesia, por medio de nuestro bau-tismo. El Papa Francisco, a partir de esta gran verdad de fe, quiere que no solo tomemos conciencia de ella, sino que nos comprometamos también en el vivirla en el seno de nuestras comunidades, parroquias y diócesis. 
  1. El primer paso para que esto se haga realidad es, por supuesto, conocernos, escu-charnos y compartir nuestra vivencia de la fe, para, entonces, buscar juntos los caminos por los cuales el Espíritu Santo nos está pidiendo que transitemos, en orden a lo que constituye la misión de la Iglesia en Cuba: el anuncio de la Buena Noticia, que es Cristo, el Señor, a la totalidad de nuestro pueblo. Esta primera etapa del camino sinodal que se nos propone consiste, por tanto, en un esfuerzo para lograr que hasta en las más peque-ñas de nuestras comunidades diocesanas sus miembros compartan sus experiencias de fe y, a partir de ellas, puedan descubrir los modos y estilos que el Señor nos está indicando como los adecuados para que seamos, en verdad, sal y luz de esta tierra avileña en la cual vivimos. Tendremos que buscar canales adecuados para escuchar, además, a los que se han alejado de la práctica de la fe, a los cristianos de otras iglesias, a los fieles de otras religiones, y a todo aquel que desee, con buena voluntad, iluminarnos con sus opiniones y experiencias. 
  1. Habrá una celebración conclusiva de este caminar en la diócesis y, por supuesto, el año 2023, se culminará con el encuentro de los obispos en Roma, el Sínodo. Pero no se trata de cumplir unos cronogramas y redactar un documento final, sino de crear un espí-ritu y despertar en todas las comunidades el vivo deseo de participar en la vida de la Iglesia, según la condición de cada cual, y de no ser simples espectadores. 
  1. Los animo, pues, a no quedarse al margen, sino, al contrario, a emprender con entu-siasmo y esperanza el camino sinodal que inauguramos hoy y por encima de todo, a abrir sus corazones a las inspiraciones del Espíritu Santo, que habita en todos nosotros por el bautismo, dejándolo iluminar y guiar nuestros pensamientos, palabras y acciones, de modo que estén de acuerdo con la voluntad de Dios. 
  1. Que la Virgen María de la Caridad, la llena del Espíritu Santo, nos acompañe y anime, desde el primero hasta el último de los pasos que demos, en el camino que hoy comenzamos. Que San Eugenio, patrono de la diócesis, interceda por nosotros en este caminar juntos.

Con mi bendición,

+Mons. Juan Gabriel Díaz Ruiz

Obispo de Ciego de Ávila

 

Dado en Ciego de Ávila, el 14 de noviembre de 2021, Vísperas de la Fiesta de San Eugenio de la Palma.

 

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados