Formación

XVIII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B) - 1 de agosto de 2021


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: En este decimoctavo domingo del Tiempo Ordinario, iniciamos la celebración trayendo a la presencia de Dios nuestras preocupaciones, carencias y sufrimientos por todo lo que nuestra patria vive en los tiempos que corren. En medio de esta realidad, Jesús se nos presenta hoy como el verdadero pan de la vida que proporciona no solamente el alimenta del cuerpo, sino también del alma. Dejemos que la presencia de Dios nos invada en esta Eucaristía, porque Él quiere saciar nuestra hambre de verdad, de justicia y de amor.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Éxodo 16, 2-4. 12-15)) 

La lectura del Éxodo nos habla de las protestas del pueblo de Israel contra Dios y la respuesta del Señor, que lo alimenta con el maná.

Salmo Responsorial: (Salmo 77)

Segunda Lectura: (Efesios 4, 17. 20-24)

En la Carta a los Efesios, San Pablo nos recuerda que los seguidores de Cristo, debemos vivir en la justicia y en la santidad de la verdad.

Evangelio: (Juan 6, 24-35)

Escuchemos ahora a Jesús que se nos revela como el Pan de Vida. Aclamemos el Evangelio.

Oración de los Fieles:

R/ Te lo pedimos, Señor.

  • Por la Santa Iglesia de Dios, para que ayude a todos a descubrir siempre a Jesús como alimento que da vida eterna. Oremos.
  • Por nuestros gobernantes; para que guiados por el Espíritu Santo sean capaces de trabajar por la búsqueda de la verdad, la justicia y la paz. Oremos.
  • Por todos los que sufren a causa de las carencias materiales, la falta de libertad y la pandemia que nos aqueja; para que encuentren en el Señor la fuerza, el consuelo y el sentido de la vida. Oremos
  • Por los laicos de nuestras comunidades; para que seamos en nuestro entorno testimonio de la solidaridad y la verdad. Oremos.
  • Por la familia; para que en nuestra sociedad cubana sea protegida de todo cuanto la deforma y la daña. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros, para que siempre trabajemos por el bien común y busquemos en Jesús el consuelo y la esperanza. Oremos.

Comunión:

Jesús, que es el Pan bajado del Cielo, se encuentra ante nosotros presente en el altar. Acerquémonos a Él con el corazón dispuesto, porque de Él viene nuestra fuerza para enfrentar la vida diaria.

Envío:

Hermanos: Cristo nos ha alimentado en esta celebración con su Cuerpo y su Palabra. Que el amor y la misericordia de Dios nos hagan capaces de realizar en nuestro entorno cotidiano, obras de bondad con perfume de Evangelio que ayuden a nuestros hermanos en sus necesidades. ¡Seamos para el mundo el rostro del amor!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados