Formación

XVII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B) - 25 de julio de 2021


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: La liturgia de este decimoséptimo domingo del Tiempo Ordinario nos presenta la multiplicación del pan para alimentar a quienes se acercan al Señor. También hoy nosotros nos acercamos a Cristo, Palabra y Pan de Vida Eterna en busca del consuelo y de la paz, en estos momentos difíciles que nos ha tocado vivir. Hoy la Iglesia celebra también con especial énfasis, el día de los abuelos, para agradecer y festejar el gran don que significa para nuestras familias poder contar con su presencia. Elevemos a Jesús nuestro corazón en esta Eucaristía porque Él es nuestra única esperanza.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (II Reyes  4, 42-44) 

La lectura del Antiguo Testamento que escucharemos, nos prepara para la Buena Noticia del Evangelio.

Salmo Responsorial: (Salmo 144)

Segunda Lectura: (Efesios 4, 1-6)

En la siguiente lectura, san Pablo nos hace una llamada a vivir la fe como auténticos cristianos.

Evangelio: (Juan  6, 1-15)

El Evangelio de San Juan que será proclamado, nos narra la multiplicación de los panes y los peces. Cantemos con júbilo el Aleluya.

Oración de los Fieles:

R/ Te lo pedimos, Señor.

  • Para que la Iglesia proclame sin cesar la verdad y la justicia. Oremos.
  • Para que en Cuba reine la unidad y la concordia entre todos los cubanos. Oremos.
  • Para que en situaciones sociales, económicas y políticas conflictivas, los cristianos seamos arquitectos de diálogo y de paz. Oremos.
  • Para que cese el sufrimiento de quienes padecen la enfermedad, la falta de libertad y la carencia de lo necesario para una vida digna. Oremos.
  • Para que en toda familia los abuelos sean queridos, respetados y escuchados. Oremos.
  • Para que el Señor derrame abundantes bendiciones sobre la Iglesia y el pueblo de Santiago de Cuba en su fiesta patronal. Oremos.
  • Para que siempre seamos asiduos en la oración y prestos en el servicio. Oremos.

Comunión:

Jesús se presenta a sí mismo como el Pan de Vida. Su promesa como alimento de Vida Eterna se realiza en este momento de la comunión. Acerquémonos a Él con fe y esperanza.

Envío:

Hermanos: El Señor, quiere seguir multiplicando el pan a través de nosotros. Que nuestros familiares, amigos y vecinos, al ver nuestra firmeza en el bien y la verdad, y nuestra búsqueda constante de la paz y la unidad, puedan reconocer en nosotros auténticos discípulos de Cristo, Señor y dador de vida.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados