Formación

XIV Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B) - 4 de julio de 2021


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: La liturgia de este Decimocuarto Domingo del Tiempo Ordinario nos presenta un panorama de incredulidad y de rechazo del mensaje salvador de Dios. Los vecinos de la ciudad donde nació Jesús no son capaces de entender la grandeza de la encarnación; no pueden aceptar que la sabiduría del Señor resida en la sencillez de un hombre cuya familia bien conocen. Abramos en esta Eucaristía, nuestros corazones al inmenso amor de Dios, para que el testimonio sencillo y humilde de nuestra fe vivida en la familia y en la sociedad, hagan visibles en este mundo, la misericordia y la bondad de Dios. 

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Ezequiel 2,2-5)

El profeta Ezequiel nos muestra el mensaje del Señor que le envía al pueblo de Israel a pesar de sus rebeliones.

Salmo Responsorial: (Salmo 122)

Segunda Lectura: (II Corintios 12, 7-10)

Nuestras debilidades nos liberan del orgullo y nos ayudan a ser realistas. Nuestra verdadera fuerza está en Cristo.

Evangelio: (Marcos 6, 1-6)

El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús rechazado por sus vecinos. Recibamos nosotros su Palabra con el canto del Aleluya.

Oración de los Fieles:

R/ Te lo pedimos, Señor.

  • Por toda la Iglesia; para que sea constructora de paz y concordia entre todos los hombres y mujeres de la tierra. Oremos
  • Por los gobernantes; para que en medio de las dificultades que hoy vivimos, trabajen en la verdadera búsqueda del bien común y de la prosperidad de la nación. Oremos.
  • Por todos los hombres; para que en situaciones sociales, económicas y políticas conflictivas, seamos arquitectos de diálogo y de amistad. Oremos.
  • Por quienes sufren a causa de las circunstancias sociales, económicas y epidemiológicas que vivimos; para que en Cristo encuentren el consuelo y la fortaleza. Oremos.
  • Por las familias cubanas; para que sean testimonio evidente de fe, con la palabra y el estilo de vida que el Señor propone a sus discípulos. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros, para que nuestra fe en Jesús sea cada día más fuerte y comprometida. Oremos.

Comunión:

El amor del Padre y la entrega permanente de Jesús, lo hacen presente hoy sobre el altar. Que el encuentro con el Señor ilumine nuestra vida y nos fortalezca en la fe.

Envío:

Hermanos: En esta Eucaristía hemos renovado nuestra fe en Jesús que nos anima con su gracia para volver a nuestras familias, dispuestos a vivir y compartir lo que hemos celebrado. Vayamos a manifestar con la palabra y con la vida, que Cristo, el Salvador del mundo, vive en nosotros.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados