Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

La Iglesia de San José de La Maya: un poco de historia

por P. Juventino Rodríguez, cmf.

Desde el pasado mes de diciembre la Iglesia en todo el mundo viene celebrando un año dedicado a San José, con motivo de la celebración del 150 aniversario de la declaración de este santo como patrono de la Iglesia universal. 

En la Carta Apostólica Patris Corde, presentada el 8 de diciembre de 2020, el Papa Francisco expresa:

Por su papel en la historia de la salvación, san José es un padre que siempre ha sido amado por el pueblo cristiano, como lo demuestra el hecho de que se le han dedicado numerosas iglesias en todo el mundo; que muchos institutos religiosos, hermandades y grupos eclesiales se inspiran en su espiritualidad y llevan su nombre; y que desde hace siglos se celebran en su honor diversas representaciones sagradas.

Este tiempo de pandemia, bien los sabemos, ha desplazado muchos de nuestros proyectos y empeños.  Por eso, como una manera de hacer memoria de la presencia de san José entre nosotros, en especial durante este año, la Comisión de Comunicación se ha propuesto hacer y dar a conocer, un recorrido por algunas de nuestras parroquias, iglesias y capillas, unas 34 en toda Cuba dedicadas a San José, incluyendo un santuario diocesano, para compartir algo de su historia, tradiciones y devociones.

Comenzamos este recorrido en la Arquidiócesis de Santiago de Cuba

La Iglesia de San José de La Maya: un poco de historia

Cualquiera que venga o pase por La Maya, localidad distante unos 29 kilómetros de Santiago de Cuba, se encontrará en el centro del pueblo, junto al parque, con la esbelta y hermosa Iglesia de San José. Pero será bueno conocer un poco más la historia.

A comienzos del siglo XIX el territorio se suscribía a lo que entonces era la Parroquia de San Nicolás de Morón, sitio cercano al poblado de Alto Songo. Posteriormente, en la comarca de Ti Arriba, a unos 9 km al este, debido al florecimiento de ingenios azucareros y grandes fincas cafetaleras, aumenta el número de vecinos. Estos solicitaron la asistencia espiritual de la zona y los más acomodados ofrecieron espacios dentro de sus fincas donde celebrar las solemnes fiestas de la Iglesia Católica.

En el año de 1838 fue nombrado un capellán para la Ermita de la Inmaculada Concepción de Ti Arriba. En ese mismo año se inició la construcción de una hermosa iglesia: el templo o Iglesia de la Purísima Concepción.

Pero transcurrieron varias décadas durante las cuales no aparecen datos fidedignos sobre la existencia de templo o la devoción de las personas en este poblado. Hay constancia de que el 18 de marzo de 1906 se desarrollan en La Maya las fiestas patronales de San José.  Se hacen procesiones, se baila, se canta, se come y hay música y alegría en toda la localidad.  Pero esta escueta reseña no indica nada de la celebración de la Misa ni tampoco de la celebración de bautizos. Tampoco hace referencia alguna a la Iglesia del poblado.

Se tiene información escrita de que el 2 de marzo de 1910 en el Ayuntamiento de Alto Songo, se le da lectura a una comisión respecto a que el señor Arzobispo Católico había confirmado que el caserío de La Maya se nombraría, a partir de entonces, “San José de La Maya”. Este mismo día, se aprobó por 8 votos contra 2 dar a La Maya dicho título.

Lamentablemente los antecedentes históricos no hacen ninguna referencia al día y año en que se empezó y terminó la construcción de una Iglesia en La Maya dedicada a San José.  Hay testimonios de personas que dicen haber escuchado de sus antepasados que la primera Iglesia de San José en La Maya era una construcción de madera que se quemó en un momento del que no se precisa la fecha. 

Tampoco en el archivo del Arzobispado se ha podido encontrar hasta ahora algún documento con la fecha de la bendición o consagración de dicho templo por parte del Sr. Arzobispo.  Durante este largo tiempo apenas se tienen datos de cómo se fue desarrollando la Fiesta de San José en La Maya. Una antigua crónica lo resume así: “La fiesta de San José se desarrollaba asistiendo casi toda la población a pedir a su Patrón la solución a sus necesidades materiales y espirituales, participando en la Misa y en la procesión por varias calles del pueblo. Se tenían bautizos, bailes, muchos quiosquitos de comida, música… con gran alegría de la población”.  Esta apretada síntesis de lo que eran las Fiestas Patronales de San José de La Maya es lo que actualmente pervive en el imaginario de la gente, y algunos añaden: “y venían gente hasta de La Habana”.

Pasaron muchos años y siguió la tradición en el modo de celebrar la Fiesta de San José y de mantener la devoción al Santo Patrono de la Maya. Algunos todavía recuerdan que se ornamentaba la fachada de la Iglesia y se engalanaban las calles, los edificios principales…

Pero todo esto cambió luego de 1959. Fueron años en que la comunidad católica se vio reducida a la mínima expresión. Además, en los años de 1970, el deterioro de la iglesia culminó con el práctico derrumbe de la misma, acelerado por el paso de un ciclón que la tumbó irremediablemente.

En todo este tiempo La Maya estuvo atendida entre los años 1900 al 1950 por sacerdotes diocesanos no residentes en La Maya.

Entre 1950 – 1960 fue atendida por el Sacerdote de España P. Félix Jimeno. Él vivió y residió en la vivienda aneja a la Iglesia. A finales del mes de abril de 1960 finalizó su tarea y regresó a España.  A partir del mes de mayo de 1960 hasta el mes de septiembre de 1961 son varios los sacerdotes diocesanos que atienden pastoralmente La Maya desde Santiago de Cuba. Entre ellos se recuerda con afecto a Don Pedro Meurice, que pasando el tiempo sería Arzobispo de Santiago de Cuba.

Desde el mes de septiembre de 1961 hasta el 4 de septiembre de 2010 son los Padres Jesuitas quienes ofrecen su servicio pastoral a la Iglesia de La Maya y también a los poblados de Songo, Ti Arriba, San Benito del Crucero, y Jutinicú, siempre desde su comunidad en Santiago de Cuba.

En los primeros años de la década de los 80 se intentó, por parte del Arzobispado, reconstruir la derrumbada Iglesia de La Maya, con ayuda del gobierno. Pero después de varios años de infinitas idas y venidas, se tuvo que abandonar la obra ya que no era viable su realización en aquellos momentos. A finales de los años 90 se intentó de nuevo su reconstrucción por parte del Arzobispado. 

Hay que decir que, a pesar de toda esta accidentada historia, la comunidad de La Maya siempre contó con asistencia pastoral.  La misa, los encuentros, la catequesis y otras actividades de la comunidad se hacían en la pequeña sacristía, que había quedado en pie y que acogía todas las semanas al sacerdote y algunos misioneros que le acompañaban.

La Iglesia de San José de La Maya, nueva iglesia parroquial de La Purísima Concepción de Ti Arriba.

El día 4 de septiembre de 2010 es, sin duda alguna, una fecha para no olvidar en la historia de La Maya. Ese día Mons. Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba, consagraba solemnemente la nueva y reconstruida

Iglesia de San José de La Maya y la declaraba como Templo Parroquial de la Parroquia Purísima Concepción de Ti Arriba, cuyo territorio integra desde ese día los Municipios de Songo-La Maya y II Frente.

Por otro lado, ese mismo día 4 de septiembre de 2010 los Misioneros Claretianos inauguraban su nueva comunidad claretiana en la vivienda aneja a la Iglesia y se hacían cargo del cuidado pastoral de la nueva parroquia. Durante los últimos 11 años se ha procurado dar realce a las fiestas patronales para que el Patrono San José fuera considerado el patrono de todos los mayeros y mayeras.

Se ha solemnizado la Fiesta de San José procurando rescatar todo lo referido al aspecto religioso. El 19 de Marzo de 2011, después de 53 años, se recupera la tradicional Procesión de San José por varias calles del pueblo.  En estos años, se han tenido durante varios días las Mañanitas a San José, el templo ha permanecido abierto, se han programado concursos literarios y de dibujo/pintura. Se han celebrado galas artísticas con la participación de los artistas de La Maya y hasta conferencias para dar a conocer el modo de celebrar las Fiestas Patronales.  También se han mantenido las celebraciones de los Bautizos con la participación de un número significativo de familias.

Se ha dado gran realce a la Celebración de la Misa de la Fiesta, en varias ocasiones de la presencia del Señor Arzobispo, primero presidiendo la eucaristía, y a continuación presidiendo la Procesión de la imagen de San José en su recorrido tradicional. También son varios los coros de Santiago de Cuba los que han realzado la celebración de la Misa.

Desde el año 2017 se ha venido organizando, en los días previos a la fiesta de San José, una Caminata por la Paz. Ha sido un reducido número de personas las que han participado en esta caminata por la calle principal del pueblo para finalizar en el parque principal que está junto a la Iglesia. El lema: “LA PAZ TAREA DE TODOS”, es una invitación a erradicar la violencia que a veces se hace muy presente en La Maya. 

También en torno a las Fiestas Patronales de San José de La Maya, se han organizado exposiciones de arte religioso, la primera en el vestíbulo del Cine de La Maya y las siguientes en la Galería de Arte Rodolfo Hernández Giró de la Maya.

De este modo, se va fortaleciendo en La Maya el sentido de pertenencia y, a la vez, de continuidad de una tradición de los antepasados en la que la devoción a San José, Patrono de La Maya, era y sigue siendo uno de los elementos de identidad de este pueblo.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados