Formación

XIII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B) - 27 de junio de 2021


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: La Liturgia de este Decimotercer Domingo del Tiempo Ordinario es una especie de marcha triunfal hacia la vida a través de la fe. Cristo da la vida a quien confía plenamente en Él; porque la confianza en Él y el sentirse necesitado de curación, son los únicos requisitos para acceder al Corazón de Jesús. En este tiempo en que la Iglesia en Cuba celebra la “Jornada Nacional de la Familia”, no podemos dejar de traer a la presencia del Señor, la realidad de tantas familias que experimentan de un modo particular la muerte y la falta de fe en medio de estas circunstancias que vivimos. Elevemos al Señor nuestras oraciones para que el amor de Dios les devuelva la fe y la esperanza.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Sabiduría 1,13-15. 2,23-25)

El texto del libro de la Sabiduría que escucharemos, nos invita a reflexionar sobre el hecho existencial de la muerte.

Salmo Responsorial: (Salmo 29)

Segunda Lectura: (II Corintios 8,7.9. 13-15)

Estemos atentos a lo que el Apóstol Pablo nos dice sobre las desigualdades y la necesidad de ser solidarios.

Evangelio: (Marcos 5,21-43)

San Marcos nos presenta hoy la gran fe de la hemorroisa y de Jairo. Dispuestos a imitar su confianza en el Señor, aclamemos el Evangelio.

Oración de los Fieles:

R/ Por tu bondad, escúchanos Señor.

  • Para que la Iglesia sea en este mundo que sufre, un signo de Cristo que es vida y se entrega para darnos la vida. Oremos
  • Para que quienes tienen en sus manos la labor de gobernar, sean instrumentos de vida y no de muerte, de concordia y no de división, de la paz y nunca de la violencia. Oremos.
  • Para que los jóvenes que se preparan para el matrimonio con el apoyo de una comunidad cristiana, crezcan en el amor, con generosidad, fidelidad y paciencia. Oremos.
  • Para que todos cuantos sufren la pérdida de un ser querido en medio de esta pandemia, dirijan la mirada a Jesús, que es la Resurrección y la Vida. Oremos.
  • Para que los cubanos estemos siempre abiertos a la solidaridad, al respeto de nuestras diferencias y a la búsqueda del bien de todos. Oremos.
  • Para que cada uno de nosotros, fortalecidos en la fe y la esperanza, seamos instrumentos de paz y de bondad en nuestras familias y en nuestra vida cotidiana. Oremos.

Comunión:

El amor de Dios se manifiesta en el don de la vida que de Él hemos recibido. En este momento de la comunión, acerquémonos con alegría a Cristo, porque solo Él es la vida verdadera.

Envío:

Hermanos: Al volver ahora a nuestra realidad concreta, llevemos a todos los que diariamente nos rodean, la confianza que nos da el sabernos amados y protegidos por el Señor. Jesús es Señor y dador de vida, Él quiere liberarnos de los miedos y las dudas que nos asaltan y nos paralizan. ¡Seamos ante este mundo un testimonio creíble de confianza en Dios!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados