Formación

XI Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B) - 13 de junio de 2021


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: La liturgia de este domingo nos presenta el Reino de Dios que crece en el mundo de forma misteriosa y sorprendente aunque a veces parezca que no hay razones para la esperanza. La auténtica misión de la Iglesia no está dada por el éxito o los resultados, sino por la certeza y la confianza que nos trae el abandono en las manos del Padre. Que esta Eucaristía nos impulse a confesar a Jesús con la fuerza del Espíritu Santo, conscientes de que nuestra pequeñez y nuestra debilidad, en las manos de Dios y con su gracia, pueden producir grandes obras y llevara adelante el Reino de Dios.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Ezequiel 17,22-24)

El profeta Ezequiel, con la imagen de la rama que se convertirá en un gran árbol, nos anuncia el Reino de Dios.

Salmo Responsorial: (Salmo 91)

Segunda Lectura: (II Corintios 5,6-10)

San Pablo nos muestra con sus palabras, su deseo de estar en la presencia del Señor.

Evangelio: (Marcos 4,26-34)

Jesucristo nos presenta hoy el Reino de Dios con parábolas. ¡Aclamemos con alegría el Evangelio!

Oración de los Fieles:

R/ Escúchanos, Padre.

  • Por la Iglesia, sembradora del Reino de Dios en este mundo; para que sea fiel, perseverante y paciente en su misión. Oremos.
  • Por los gobernantes; para que en su tarea de buscar el bien de la sociedad, promuevan los auténticos valores de la familia, célula básica de toda sociedad. Oremos
  • Por los jóvenes que se preparan para el matrimonio con el apoyo de una comunidad cristiana; para que crezcan en el amor, con generosidad, fidelidad y paciencia. Oremos.
  • Por los que sufren a causa de las injusticias, la enfermedad o la tristeza; para que busquen el Reino de Dios que es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Oremos.
  • Por nuestras comunidades cristianas; para que sean promotoras incansables de los auténticos valores evangélicos. Oremos
  • Por cada uno de nosotros, para que seamos la buena tierra y la semilla del Reino de Dios, que fructifica para el bien de todos. Oremos.

Comunión:

El encuentro personal con Cristo en este momento de la comunión, nos convierte en semillas del amor y la salvación de Dios.

Envío:

Hermanos: El Reino de Dios se hace presente en nosotros en la medida en que lo buscamos y lo pedimos al Padre. Dejemos que el Espíritu Santo nos convierta en promotores de la justicia, la paz y el amor en nuestra vida cotidiana. ¡Qué el Señor nos acompañe y nos ayude en esta misión!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados