Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Cardenal cubano visita a la comunidad de Colón, en Matanzas

por Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción

Diócesis de Matanzas, Colón, 12 de diciembre de 2019: La celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María  este 8 de diciembre tuvo un especial sentido de fiesta y alegría para toda la comunidad cristiana de Colón, su párroco el padre Héctor Ramírez, los Hermanos de Taizé, las Hermanas de San José de Cluny, las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción y la comunidad eclesial acogieron con mucha alegría y emoción a Su Eminencia Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana y nuevo Cardenal desde el pasado mes de octubre. 

En su última visita a la Diócesis de Matanzas, casi en broma, el Cardenal expresó su intención de venir a Colón. Su deseo fue acogido con diligencia y la visita se hizo realidad. La comunidad está muy agradecida a Dios porque él haya escogido esta significativa fecha de la Fiesta a Nuestra Inmaculada Madre pues el 8 de diciembre de 1872, hace 147, el templo de Colón fue bendecido e inaugurado y la imagen de La Inmaculada tiene esos mismos años de presencia amorosa en este pueblo.

A las 10 de la mañana, entre aplausos, cantos y alegría, el Cardenal fue recibido en la puerta del templo. Los niños de la Catequesis le ofrecieron flores y lo acompañaron hasta el altar. Se le dio la bienvenida oficial. Él dirigió unas palabras de agradecimiento por la oración, por la perseverancia, por la fe y por la presencia tan numerosa de los fieles.  Luego pasó a la sacristía y se preparó para comenzar la Solemne Eucaristía acompañado por el P. Héctor.

En la homilía, de una manera muy simple, pero profunda, desarrolló el tema del Sí de Dios a toda la Creación, y del sí de Dios a la humanidad.  Cada mañana la creación responde si a Dios, lamentablemente, la obra más perfecta de toda la Creación, el ser humano, es el único que dijo No a Dios y que puede seguir diciendo que No a Dios con todas las consecuencias que de ello se derivan. María, con su entrega generosa dijo Sí a Dios y nos alcanzó la salvación en Jesús quien se hizo un sí total al Padre y nos enseña a decir Sí.  En más de una ocasión los presentes reaccionaron con un fuerte aplauso para sintonizar con sus sabias palabras. 

Después las Hermanas MIC, Ileana, Elvira y Amelín, unidas a todas sus hermanas por el mundo, renovaron sus votos religiosos en esta su fiesta patronal. Muy agradecidas a Dios por tan feliz coincidencia con la visita del Cardenal Juan con el cual la comunidad MIC trabajó muchos años en las diócesis de Camagüey y Ciego de Ávila.

Al finalizar la celebración Mons. Juan pidió a los matrimonios presentes completos, esposo y esposa, venir a buscar el Evangelio para cada día del 2020, invitándolos a rezar juntos antes de irse a dormir. También lo hizo con los jóvenes presentes y para los niños repartió caramelos como acostumbra.

Todos quedaron muy contentos y felices al poder compartir con este hombre de Dios que trasmite paz, sencillez y alegría; y en las preces pidieron que La Inmaculada siga siendo siempre, junto a su Hijo Jesús, sus compañeros de camino para que él sea siempre fiel al Sí de Dios y al Sí a Dios de cada día, y que el Espíritu lo ilumine para que, juntos con los demás Pastores, sigan guiando a la Iglesia que vive en Cuba por caminos de paz, de fraternidad y de Evangelio. 

Diócesis de Matanzas, Colón, 12 de diciembre de 2019: La celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María  este 8 de diciembre tuvo un especial sentido de fiesta y alegría para toda la comunidad cristiana de Colón, su párroco el padre Héctor Ramírez, los Hermanos de Taizé, las Hermanas de San José de Cluny, las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción y la comunidad eclesial acogieron con mucha alegría y emoción a Su Eminencia Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana y nuevo Cardenal desde el pasado mes de octubre. 

En su última visita a la Diócesis de Matanzas, casi en broma, el Cardenal expresó su intención de venir a Colón. Su deseo fue acogido con diligencia y la visita se hizo realidad. La comunidad está muy agradecida a Dios porque él haya escogido esta significativa fecha de la Fiesta a Nuestra Inmaculada Madre pues el 8 de diciembre de 1872, hace 147, el templo de Colón fue bendecido e inaugurado y la imagen de La Inmaculada tiene esos mismos años de presencia amorosa en este pueblo.

A las 10 de la mañana, entre aplausos, cantos y alegría, el Cardenal fue recibido en la puerta del templo. Los niños de la Catequesis le ofrecieron flores y lo acompañaron hasta el altar. Se le dio la bienvenida oficial. Él dirigió unas palabras de agradecimiento por la oración, por la perseverancia, por la fe y por la presencia tan numerosa de los fieles.  Luego pasó a la sacristía y se preparó para comenzar la Solemne Eucaristía acompañado por el P. Héctor.

En la homilía, de una manera muy simple, pero profunda, desarrolló el tema del Sí de Dios a toda la Creación, y del sí de Dios a la humanidad.  Cada mañana la creación responde si a Dios, lamentablemente, la obra más perfecta de toda la Creación, el ser humano, es el único que dijo No a Dios y que puede seguir diciendo que No a Dios con todas las consecuencias que de ello se derivan. María, con su entrega generosa dijo Sí a Dios y nos alcanzó la salvación en Jesús quien se hizo un sí total al Padre y nos enseña a decir Sí.  En más de una ocasión los presentes reaccionaron con un fuerte aplauso para sintonizar con sus sabias palabras. 

Después las Hermanas MIC, Ileana, Elvira y Amelín, unidas a todas sus hermanas por el mundo, renovaron sus votos religiosos en esta su fiesta patronal. Muy agradecidas a Dios por tan feliz coincidencia con la visita del Cardenal Juan con el cual la comunidad MIC trabajó muchos años en las diócesis de Camagüey y Ciego de Ávila.

Al finalizar la celebración Mons. Juan pidió a los matrimonios presentes completos, esposo y esposa, venir a buscar el Evangelio para cada día del 2020, invitándolos a rezar juntos antes de irse a dormir. También lo hizo con los jóvenes presentes y para los niños repartió caramelos como acostumbra.

Todos quedaron muy contentos y felices al poder compartir con este hombre de Dios que trasmite paz, sencillez y alegría; y en las preces pidieron que La Inmaculada siga siendo siempre, junto a su Hijo Jesús, sus compañeros de camino para que él sea siempre fiel al Sí de Dios y al Sí a Dios de cada día, y que el Espíritu lo ilumine para que, juntos con los demás Pastores, sigan guiando a la Iglesia que vive en Cuba por caminos de paz, de fraternidad y de Evangelio. 

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados