Nosotros Hoy

Servicio de Noticias de la Iglesia Católica en Cuba

Proyecto Alégrate en la Catedral avileña

por Redacción Lumen

Diócesis de Ciego de Ávila, Catedral San Eugenio de La Palma, 20 de octubre de 2019: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,28) fueron las palabras del ángel Gabriel a la Virgen María cuando le anunció que el Salvador crecería en su vientre. El asombro inicial de la Madre de Dios se transformó luego en gozo, cuando humilde y obediente expresó “Hágase en mí su voluntad” (Lc 1,28).

Más de dos mil años después, las palabras del que fue enviado a dar la noticia a la prometida de José, fueron retomadas por un médico avileño quien, laborando en Brasil, en el año 2017 reunió a un grupo de misioneros del municipio Monte Santo, en el Estado Bahía del gigante suramericano, para crear el proyecto Alégrate, acción dedicada a los niños y adolescentes, con un marcado carácter comunitario.

Es fruto de la mayor voluntad de glorificar el nombre del Padre y trabajar fielmente por su Reino, llevando a todos su Palabra y también es visto como respuesta a una pregunta que muchas veces resuena en nuestro interior: ¿Qué más podemos hacer por los necesitados? Su principal línea de trabajo está encaminada a anunciar el Evangelio, compartiendo cómo María supo ser sierva del Señor y su primera misionera.

En 2019 llegó a Cuba de la mano del galeno Luis Miguel Cordovez López, su gestor, quien pudo ver la materialización de esta noble idea en su Diócesis de Ciego de Ávila, gracias a la acogida de monseñor Juan Gabriel Díaz Ruiz y al apoyo de varios presbíteros y laicos comprometidos.

El pasado verano realizó sus primeras acciones en las comunidades del Crucero de Guayacanes y El Mamey, llegando a la parroquia de la Catedral el sábado 12 de octubre.

“Alégrate” destaca al apostar por una formación catequética amena y dinámica a través del juego, con preguntas de participación, rifas y técnicas grupales aptas para niños o adolescentes. La pintura facial, el maquillaje, el lavado de cabezas, pequeños obsequios y las travesuras del payaso Lazarín son más que suficientes para crear un ambiente de diversión y acogida.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados