Formación

XVI Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C)


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: Un domingo más nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía. Hoy, el Señor nos insiste en el valor de la acogida, sobre todo la acogida a Dios y su mensaje de salvación. Recibir a Jesús en nuestra casa y escuchar su Palabra de Vida, es siempre un motivo de gracia y de bendición para toda la familia. Pidamos al Señor en esta Misa del último domingo de la Jornada de la Familia, que nos conceda su presencia en nuestras familias y en nuestras vidas.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Génesis 18, 1-10)

En la siguiente lectura, Abraham recibe la visita de Dios. Escuchemos atentamente cómo nuestro Padre en la Fe, acogió al Señor.

Salmo Responsorial: (del Salmo 14)

Segunda Lectura: (Colosenses 1, 24-28)

Pablo se presenta en esta lectura como ministro de la gracia de Cristo que nos revela la riqueza de Dios en la pobreza de la cruz.

Evangelio: (Lucas 10, 38-42)

El Evangelio de hoy nos presenta dos modos de acoger al Señor, pero Jesús nos enseña cuál es verdaderamente la mejor parte. Cantemos con alegría el Aleluya.

Oración de los Fieles:

R/ Escucha Señor, nuestra oración.

  • Por la Iglesia, para que con la asistencia del Espíritu Santo, genere siempre un clima de acogida y de encuentro con todos, especialmente los más necesitados. Oremos.
  • Por el Papa Francisco y todos los pastores de la Iglesia, para que la escucha y acogida de la Palabra de Dios, los ayude a conducir a la Iglesia al encuentro con el Maestro. Oremos.
  • Por nuestra sociedad cubana, para que en ella se proteja y respete la familia, sus valores fundamentales y sus derechos. Oremos.
  • Por las familias, para que en ellas se propicie siempre un ambiente de acogida, sobre todo de la Palabra del Señor. Oremos.
  • Por los abuelos, para que en su ancianidad encuentren motivos para dar gracias a Dios y oportunidades para ser útiles a los demás. Oremos.
  • Por los Jóvenes, para que se acreciente su fe, se fortalezca su esperanza y practiquen la caridad cristiana. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros para que aprendamos a escuchar atenta y serenamente al Señor que nos habla a través del hermano y de su Palabra. Oremos.

Comunión:

Jesús está presente sobre el altar, Él viene a nosotros para fortalecer nuestra fe, para avivar nuestra esperanza y para animarnos a vivir la caridad. Que la comunión con el Señor nos ayude a no dejarnos robar la alegría.

Envío:

Hermanos: Jesús toca constantemente la puerta de nuestros hogares y de nuestros corazones para entregarnos su Palabra. Muchos a nuestro alrededor viven sin Dios porque no lo conocen. ¡Que nuestra alegría, nuestras palabras y nuestra acogida, lleven a todos a Jesús!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados