Formación

XV Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C) - 14 de julio de 2019


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: El amor cristiano nos lleva necesariamente a buscar el bienestar terreno y la felicidad eterna de nuestro prójimo. Y para recordarnos esta realidad la liturgia de este domingo, en la que Jesús nos presenta la parábola del buen samaritano, nos recuerda que amar al prójimo es hacerse próximo, cercano, fraterno y servidor de quien nos necesita. Pidamos al Señor en esta Eucaristía, el don de la caridad, para que en nuestra vida cristiana podamos ser un auténtico testimonio del amor de Dios, para quienes se cruzan en nuestro camino.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Deuteronomio 30, 10-14)

El texto del Deuteronomio que ahora escucharemos, nos recuerda que los Mandamientos de Dios son el camino de vida, donde Dios se acerca al hombre.

Salmo Responsorial: (del Salmo 68)

Segunda Lectura: (Colosenses 1, 15-20)

San Pablo, nos enseña que Jesucristo es la imagen de Dios invisible, el creador, la meta de todo lo creado y también la cabeza de la Iglesia, que reconcilia el cielo con la tierra.

Evangelio: (Lucas 10, 25-37)

El amor al prójimo es el espíritu y el contenido de la Ley de Dios, como nos va a enseñar Jesús en la parábola del buen samaritano que escucharemos en el Evangelio de hoy. Cantemos alegres el Aleluya.

Oración de los Fieles:

R/ muéstranos, Señor, el camino del amor.

  • En la Santa Iglesia de Dios, no siempre sobresale el amor de sus miembros. Para que el amor, la concordia y la misericordia sean cada día más visibles en la Iglesia. Oremos.
  • Las leyes, no siempre persiguen proteger los derechos de la familia y de todo individuo. Para que nuestros gobernantes procuren siempre el bien, la libertad y la prosperidad de todo hombre. Oremos.
  • En el mundo de hoy, cada vez más, se pierde la verdadera identidad de la familia. Para que, en todas las familias, especialmente en las nuestras, se viva un ambiente de amor y de alegría que favorezcan la convivencia. Oremos.
  • En el mundo de hoy el bienestar personal es la prioridad de muchos. Para que quienes disfrutan de sus vacaciones no se olviden del encuentro con Dios y del hermano que sufre. Oremos
  • Muchas veces quienes nos llamamos cristianos, no vivimos plenamente el mandamiento del amor. Para que cada uno de nosotros sea un buen samaritano con quienes nos necesiten y demos testimonio de una Iglesia servidora y solidaria. Oremos.

Prefacio: (Prefacio común VIII)

Comunión:

En Cristo está la fuerza para corresponder al amor que Dios nos ofrece, y nos manda compartir con nuestros prójimos. Acerquémonos a la comunión en busca de esa fuerza.

Envío:

Hermanos: Al regresar a nuestra vida cotidiana, recordemos que el amor se traduce en una vida de servicio a los demás. El Señor, nos envía a ser testimonio de amor, para que quienes nos rodean crean que verdaderamente Cristo vive en nosotros.  ¡Seamos para el mundo el rostro del amor!

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados