Formación

XIII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C) - 30 de junio de 2019


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: En este decimotercer domingo del Tiempo Ordinario, hemos sido convocados por el Señor para encontrarnos con Él, para escuchar su Palabra y participar de la mesa de la Eucaristía. Hoy Cristo nos pide que le sigamos de forma radical, Él nos invita a dejar todo aquello que puede impedir que en nuestra vida cumplamos la voluntad del Padre. Estemos muy atentos al mensaje de hoy, porque una vez más, el Señor nos invita a seguir su camino.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (I Reyes. 19, 16b. 19-21)

El libro de los Reyes nos narra la vocación del profeta Eliseo que, cuando Elías lo llamó en nombre de Dios, lo dejó todo y le siguió.

Salmo Responsorial: (del Salmo 15)

Segunda Lectura: (Gálatas 5, 1. 13-18)

La fe es una llamada al hombre para que pueda elegir libremente el amor y el servicio a los demás. ¡Escuchemos lo que nos dice San Pablo!

Evangelio: (Lucas 9, 51-62)

Jesús anuncia su nuevo espíritu de respeto y tolerancia hacia aquellos que no le aceptan ni acogen su Palabra. Aclamemos el Evangelio.

Oración de los Fieles:

R/ Señor, acoge nuestra oración

  • Por la Iglesia, para que anuncie siempre la verdad del Evangelio y la verdadera libertad. Oremos.
  • Por los gobernantes, para que procuren siempre la libertad de su pueblo. Oremos.
  • Por los sacerdotes, los religiosos y los matrimonios; para que perseveren con fidelidad a sus promesas ante Dios. Oremos.
  • Por todos los miembros de nuestras comunidades, para que asuman plenamente su compromiso cristiano en la Iglesia y en la sociedad. Oremos.
  • Por los que sufren a causa de la injusticia, la falta de libertad, la enfermedad, el abandono, la marginación; para que experimenten el amor liberador de Dios, mediante el apoyo y cercanía de los cristianos. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros, llamados por Cristo a vivir en libertad; para que sigamos al Señor de una manera radical y vivamos de acuerdo a su voluntad. Oremos.

Comunión:

La libertad del que ama a Dios y a los hermanos, lo lleva al seguimiento verdadero a Aquel que vamos a recibir en la comunión. Jesús es el gran libertador de la humanidad.

Envío:

Hermanos: Volvamos a nuestros hogares y a nuestros barrios, convencidos de que Jesús es quien nos puede liberar de las esclavitudes que sufrimos por diferentes causas. Seguir a Jesús es ser verdaderamente libres.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados