Formación

Solemnidad de la Santísima Trinidad (Ciclo C) - 16 de junio de 2019


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: Entrados ya en el Tiempo Ordinario, hoy se nos invita a seguir contemplando el amor y la misericordia inmensa de Dios, al celebrar la Santísima Trinidad. Alabemos el amor del Padre, agradezcámosle la vida nueva que nos ha dado Jesucristo y sintámonos movidos por la fuerza del Espíritu Santo que ha sido derramado en nosotros.

Reconociendo y agradeciendo la paternidad de Dios, hoy, día de los padres, le pedimos y damos gracias por nuestros padres vivos o difuntos, pues junto a nuestras madres nos dieron la vida, nos amaron y nos guiaron.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Proverbios 8,22-31)

El Libro de los Proverbios nos presenta ahora un bello himno a la sabiduría de Dios, pues el pueblo de Israel ve a la Sabiduría, como un personaje que está con Dios desde antes de toda la creación.

Salmo Responsorial: (Salmo 8)

Segunda Lectura: (Romanos 5,1-5)

Escuchemos ahora el cántico de San Pablo a la salvación que Dios nos ha dado, por Jesucristo, en el Espíritu Santo.

Evangelio: (Juan 16,12-15)

El Espíritu Santo enviado por Jesús desde el Padre, es quien nos guía hasta la verdad plena. Aclamemos con alegría el Santo Evangelio.

Oración de los Fieles:

R/ Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, escúchanos.

  • Por la Iglesia, para que el Espíritu Santo la mantenga en la comunión trinitaria. Oremos.
  • Por los gobernantes de las naciones, para que sus decisiones respeten y favorezcan los valores de la familia. Oremos.
  • Por los cristianos de todo el mundo; para que no se desanimen ante las dificultades, sino que encuentren su fuerza en Dios Padre que nos ama, en Cristo que nos redime y en el Espíritu Santo que nos Oremos.
  • Por los que no creen en Cristo; para que puedan reconocerlo por el estilo de vida de los creyentes. Oremos.
  • Por todos los padres de familia, para que sean en sus hogares imagen de Dios Padre amoroso. Oremos.
  • Por nuestros padres difuntos, para que sean acogidos en el eterno descanso de la Casa del Padre de todos. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros, para que vivamos como hijos fieles del Padre, como auténticos discípulos de Cristo y como verdaderos templos del Espíritu Santo. Oremos.

Comunión:

El amor de Dios Padre se manifiesta en la persona de su Hijo Jesucristo, que se nos ofrece en la comunión mediante la acción del Espíritu Santo. Acerquémonos para recibirle con verdadera fe y devoción.

Envío:

Hermanos: Volvamos a nuestros hogares, dando testimonio de la alegría de sabernos amados de Dios Padre y salvados por su Hijo Jesús, para que guiados y animados por el Espíritu Santo seamos para el mundo el rostro del amor.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados